La acción de la empresa argentina Bioceres subía hoy en la apertura de las cotizaciones en Wall Street, luego de que la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) aprobó su trigo HB4 y se sumó al visto bueno de los gobiernos de Brasil, Colombia, Australia y Nueva Zelanda

Si bien es de carácter voluntario, implica una extensa y rigurosa serie de presentaciones para obtener una evaluación regulatoria, nutricional, de impacto ambiental, calidad y de seguridad integral que permita el uso en los mercados de alimentos, informaron fuentes de la empresa.

Junto a la FDA trabajaron la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Agricultura del Gobierno de Estados Unidos para garantizar que los Organismos Genéticamente Modificados (GMO), como el Trigo HB4, sean seguros para la salud humana, vegetal y animal. 

Esta es la primera vez que la FDA concluye favorablemente la evaluación de un desarrollo argentino de este tipo y se suma así a la autorización del Trigo HB4 en Argentina, la aprobación en Brasil, Colombia, Australia y Nueva Zelanda.

Esta serie de aprobaciones que Grupo Bioceres ha obtenido en muchos de los principales países importadores y productores de trigo en los últimos meses son el resultado de más de 10 años de trabajo para que el Trigo HB4 cumpla con las normativas necesarias en cada uno de estos mercados 

En un contexto como el actual, con una alta demanda global de trigo producto de la crisis generada por la invasión de Rusia a Ucrania y el cierre de exportaciones de India (el 2º productor mundial) es clave la aprobación de esta tecnología argentina única en el mundo. 

Bioceres informó que continuará con el sistema de identidad preservada, es decir, no comercializará las semillas, lo cual le permite a la empresa preservar el valor de la tecnología. 

Argentina tiene legitimidad para impulsar estos avances en la agenda global, con la responsabilidad y el orgullo de ser pioneros en desarrollos en ciencia y tecnología, agregaron fuentes de la compañía.