El Covid alteró el sistema de funcionamiento del audiovisual con las restricciones globales y  puso en la mesa la necesidad de los productores de mostrar sus productos para sobrevivir. Eso apuró el "day-and-date", una idea que los exhibidores rechazan desde hace años pero que se convirtió en lo único viable.

Hablemos, entonces, de "day-and-date". Es el estreno simultáneo de un contenido en diferentes "ventanas" al mismo tiempo: cines, plataformas, dispositivos móviles, DVD (aún existe en gran parte del mundo un mercado importante al respecto: para Netflix es, por ejemplo, entre un 5 y un 10% de sus ingresos anuales), pay-per-view (que no exactamente plataformas, aunque ambas cosas pueden combinarse), etcétera.

En 2016, Jeffrey Katzenberg, que el año pasado fracasó con su plataforma de contenidos breves Quibi, aseguró que en el futuro debía llegarse a "day-and-date" cobrando diferencial por tipo de ventana: más caro en cines, más barato, por ejemplo, en celulares. Los exhibidores pusieron el grito en el cielo. Más de una iniciativa al respecto fue boicoteada por las salas (el estreno "day-and-date" de Netflix Sword of Destiny, por ejemplo, en 2016). Hasta que llegó la pandemia.

Al principio fue un problema: cuando Universal decidió que Trolls World Tour se distribuyera en Amazon (con todo el marketing hecho y el cierre de cines encima), los exhibidores decidieron boicotear a la empresa, que con los buenos resultados decidió hacer "day-and-date" con todas sus películas en 2020. Se subsanó con un acuerdo por ventanas más breves (17 días de exclusividad en salas antes de pasar a pay-per-view). Otras empresas siguieron ese camino ( Disney con Mulan, que ofreció por 30 dólares al mismo tiempo en su plataforma Disney+) pero se veía como un gesto de emergencia. Y entonces Warner anunció que todos sus estrenos de 2021 irían al mismo tiempo en salas y en su plataforma HBO Max sin costo adicional.

Resultados en este año donde la flexibilización de aperturas avanza: los tanques más importantes con "day-and-date" (sea pago como en el caso de Disney+ o sin costo adicional como con HBO Max) cayeron estrepitosamente. Los que no tuvieron correlato inmediato en plataformas (Un lugar en silencio parte 2, Rápidos y Furiosos 9, Viejos, etcétera), recuperan inversión. Y los exhibidores, que requieren tanques que permanezcan al menos tres semanas en cartel, están furiosos.

Esto ocurre en los EE.UU. En el mercado argentino, más complicado con restricciones intermitentes, el problema no es menor, pero dada la aún baja penetración de las plataformas, no representa un desgaste demasiado grande (aquí HBO Max no estrena "day-and-date" sino con 35 días de diferencia, y Disney+ suma 1050 al abono por cada filme "de estreno en salas"). Sin embargo, es el debate que va a ocurrir sin dudas.

Warner ya anunció que hasta 2023 volverá a las ventanas más tradicionales (el fracaso de El Escuadrón Suicida, para colmo no apta "para chicos" enseñó una lección). Nada hay concreto para la distribución audiovisual.

Más notas de

Leonardo Desposito

Minions 2 termina con la era de la pandemia para los estrenos en salas

Minions 2, el último "retraso por pandemia" del cine

Cineastas de Ucrania piden a Karlovy-Vary que no proyecte filme ruso

Captain Volkonogov Escaped, la película cuestionada por Ucrania

Cuatro caras de Tom Hanks en la grilla de Prime Video

Cuatro caras de Tom Hanks en la grilla de Prime Video

Los Globos de Oro, entre continuidad y extinción

Los Globos de Oro, entre continuidad y extinción

Netflix despidió a 300 empleados en plena tormenta financiera

Netflix corta más empleados de los previsto

Sátira escondida en grandes películas de Star+

Starship Troopers, sátira antimilitarista

Netflix anuncia más despidos tras la caída de sus acciones

Netflix anuncia más despidos tras la caída de sus acciones

Cuatro películas "incorrectas" para rever en Netflix

Al Pacino en Scarface

Las diez mejores películas de Pixar para recorrer en la grilla de Disney+

Ratatouille, quizás la mayor obra maestra de Pixar

Netflix busca sumar ingresos y que no se compartan sus usuarios

Netflix, en la encrucijada