Kleo sale de las alcantarillas que conectan Berlín Oriental con Berlín Occidental y, con la seguridad de una femme fatale, entra a una disco. Seduce, mata y vuelve victoriosa de su misión como espía de un equipo especial. Pero no habrá demasiado tiempo para festejar. Denunciada por la Stasi y traicionada por su propio abuelo, pasa años en prisión. Hasta que el muro cae, es indultada como presa política y todo cambia. La venganza es una daga que se clava lenta y hasta el fondo. 

Esta producción alemana que subió hace algunos días a Netlix logra un thriller oscuro, estilizado y con los suficientes giros e intrigas para mantener la atención hasta el final. El carisma del personaje central, que lleva el nombre de la serie, es una pieza clave de la propuesta. Con algo de "la novia" en la película "Kill Bill" de Tarantino y mucho de la candidez letal de Villanelle en "Killing Eve", Kleo es una protagonista sádica y magnética. Si bien puede no ser del todo original la fórmula, logra plasmarla con frescura y consolará a más de un espectador que todavía extrañe a la glamorosa asesina de la serie inglesa. 

El telón de fondo histórico, que comienza en 1987 y muestra los cambios rápidos y la anomia tras la caída del muro de Berlín, es otro de los atractivos de la tira. Sigue la senda de otras acertadas series alemanas contextualizadas en los tiempos de la guerra fría entre las que se destaca "Deutschland 83". Acá se ven fiestas tecno en espacios alternativos como el Tacheles, casas tomadas y la lenta burocracia que provoca más de una situación cómica. Sí, porque a pesar del estilo sangriento a lo Tarantino (aunque en dosis más moderadas), hay también humor negro en la historia. 

"Kleo" fue creada por los showrunners Richard Kropf, Hanno Hackfort y Bob Konrad -más conocidos como HaRiBo-, responsables de series como "4 Blocks" ( que narra las luchas despiadadas entre mafias árabes que operan en Berlín) y "You Are Wanted" (2017).

La actriz Jella Haase es Kleo Straub. El personaje de Sven, un inspector del otro Berlin, interpretado por Dimitrij Schaad (quien, casualmente o no, tuvo un papel secundario en "Killing Eve"), es el perseguidor. Sin embargo, el juego del gato y el ratón tendrá un vuelco. El relato adopta vuelo internacional: en su espiral de venganza y resurgimiento, la protagonista llega hasta el Mediterráneo y más lejos, al desierto de Atacama en Chile.  Los personajes secundarios son divertidos, particularmente Thilo, un ocupa occidental amante de la tecnología, que termina siendo amigo de la antiheroína.

 "Esta es una historia real. Nada de esto sucedió realmente" advierte desde el comienzo la miniserie de ocho episodios que apuesta por un relato extremo, ágil y con las dosis necesarias de absurdo para hacer reir cada tanto. 

Más notas de

Paula Boente

Armar el árbol de Navidad: precios, ritos y tendencias

Armar el árbol de Navidad: precios, ritos y tendencias

Merlina: Tim Burton se adentra en el mundo de Los Locos Addams

Merlina: Tim Burton se adentra en el mundo de Los Locos Addams

Conocer Qatar más allá de los estadios

Conocer Qatar más allá de los estadios

Los argentinos y los viajes: siete tendencias para 2023

Los argentinos y los viajes: siete tendencias para 2023

The Crown: la reina y una década oscura como un túnel

The Crown: la reina y una década oscura como un túnel

White Lotus se traslada a Italia para otro viaje sensacional

White Lotus se traslada a Italia para otro viaje sensacional

Llega la primera Noche de los Bares Notables: propuestas y circuitos

Llega la primera Noche de los Bares Notables: propuestas y circuitos

The Bear: caos y perfección en una cocina de restaurant

The Bear: caos y perfección en una cocina de restaurant

Mente en juego: el Scrabble tiene su Mundial en Argentina

Mente en juego: el Scrabble tiene su Mundial en Argentina

Castillos bonaerenses: historias y turismo

Castillos bonaerenses: historias y turismo