Las mudanzas internacionales y pérdida de la residencia argentina han venido incrementándose en los últimos años en nuestro país. Junto con ello, diversos proyectos de ley que pretenden introducir un "Impuesto de Salida" o "Exit Tax" se encuentran bajo estudio por la administración tributaria.

El denominado "Exit Tax" en general pretende gravar con impuestos a quienes dejan de ser contribuyentes por pérdida de su condición de residente (o de nacional en los casos que siguen ese principio). Este tipo de impuesto se encuentra en diversos países europeos y Estados Unidos, entre otros.   

Una de las mayores dificultades de este impuesto es la posibilidad de fiscalización y exigibilidad del impuesto a quien ya no mantendría un vínculo con el país lo pretende gravar. Sin embargo, Estados Unidos - uno de los países que mantiene este impuesto en su legislación - ha venido demostrado que el control y fiscalización es posible por parte de la administración fiscal. 

Recientemente, la División de Investigación Criminal del Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS) dio a conocer los 10 casos más importantes concluidos durante el año 2021. Uno de estos casos versó respecto del denominado "exit tax" que países como Estados Unidos requiere a los sujetos que dejan de ser contribuyentes (renuncien a la nacionalidad) de ese país.

Caso de Estados Unidos

El caso concluido en Estados Unidos en 2021 versaba respecto del fundador de un banco ruso sentenciado por delito de presentar una declaración de impuestos falsa. El contribuyente, Oleg Tinkoff, fue acusado en septiembre de 2019 y arrestado el 26 de febrero de 2020 en Londres, Reino Unido. Estados Unidos solicitó la extradición del Reino Unido y si bien dicha extradición fue impugnada alegando motivos médicos, el contribuyente se declaró culpable de los cargos imputados en octubre de 2021.

El contribuyente debió pagar la suma USD 508.936.184, equivalente a más del doble de la cantidad que trató de evitar a través de la maniobra de renunciar a su ciudadanía estadounidense y ocultar activos que sabía que debían ser denunciados al momento de pérdida de la misma. 

Los antecedentes del caso

El contribuyente nació en Rusia y obtuvo la ciudadanía estadounidense naturalizándose en 1996. Desde ese momento y hasta 2013, presentó sus declaraciones de impuestos estadounidenses (recordemos que Estados Unidos sigue el principio de la nacionalidad a los fines tributarios). A finales de 2005 fundó Tinkoff Credit Services (TCS), un banco digital sin sucursales y con sede en Rusia que brinda servicios bancarios y financieros. A través de una entidad extranjera, el contribuyente poseía indirectamente la mayoría de las acciones de TCS. 

En octubre de 2013, TCS realizó una oferta pública en el Mercado de Valores de Londres y TCS se convirtió en una empresa valuada en millones de dólares. Como parte de su salida al mercado, el contribuyente vendió una pequeña porción de su participación mayoritaria y sus activos después de la oferta pública alcanzaron un valor de mercado de más de USD 1.100 millones.

Tres días después de la exitosa salida a bolsa, el contribuyente fue a la Embajada de los Estados Unidos en Rusia, y renunció a su ciudadanía estadounidense. Como parte de su expatriación, Tinkoff debía presentar una Declaración Jurada en donde se requiere a quienes posean un patrimonio neto de USD 2 millones o más que informen la venta "presunta" de sus activos; es decir como si esos activos se hubiesen realizado/vendido el día anterior a la expatriación. Luego se requiere que el contribuyente declare y pague impuestos sobre la ganancia presunta.

En el caso habría quedado demostrado que tanto la Embajada de los Estados Unidos en Rusia como su contador le informaron al contribuyente sobre sus obligaciones de declaración y pago impuestos. Cuando su contador le preguntó si su patrimonio neto superaba los USD 2 millones para completar el formulario de renuncia a la nacionalidad, el contribuyente habría sostenido que no tenía activos por encima de esa suma e informó falsamente que su patrimonio neto era de solo USD 300.000. En el 2014, el contribuyente presentó una declaración de impuesto a la renta del 2013 e informó falsamente que sus ingresos eran de solo USD 205.317. Además, no declaró nada respecto de la ganancia presunta de sus activos por un valor de más de USD1.100 millones ni pagó los impuestos aplicables según lo exige la normativa. 

Tras la investigación y declaración de culpabilidad, el Sr. Tinkoff debió pagar la suma de U$D 248.525.339 en impuestos evadidos, más intereses y una multa por fraude de aproximadamente U$D 100 millones. Asimismo, si bien no fue sentenciado a pasar tiempo en la cárcel, se le otorgó un año bajo de libertad condicional. 

El Exit Tax en Argentina

Jurisdicciones como Estados Unidos han demostrado la posibilidad de fiscalizar y exigir este tipo de tributos actuando en forma coordinada y con asistencia de otras jurisdicciones. Argentina se encuentra analizando las experiencias de otros países y no se descarta un avance para introducir normativa tendiente a gravar a quienes pretenden mudar su residencia fiscal.

Una eventual introducción de un impuesto de este tipo en el país requiere de un particular análisis respecto de su constitucionalidad y su implementación de un correcto uso de las herramientas convencionales para requerir la asistencia de otras jurisdicciones frente a un eventual reclamo a los obligados al pago.

*Contador Público - Exauditor del Tribunal Fiscal de la Nación