Especial para BAE Negocios

 

 

Bajo el título III y IV del Proyecto de Ley remitido al Congreso se regula el procedimiento, los derechos, las obligaciones, sanciones, premios (recompensas) de aquellos sujetos (personas humanas o jurídicas) denominados “Colaboradores”, que proporcionen información relacionada con una violación de las leyes impositivas y de lavado de activos y que permita la recaudación e ingreso de recursos a las arcas fiscales.

 

El “Colaborador” cuenta con un incentivo a fin de brindar información consistente en un premio de hasta el 30% del monto total efectivamente recaudado e ingresado a las arcas estatales. Ese importe, sería graduado teniendo en cuenta la importancia de la información proporcionada, la asistencia, celeridad en la obtención del resultado fiscal, y otras consideraciones que pueda determinar el Poder Ejecutivo.

 

Esta figura de “Colaborador”, no es extraña a otras legislaciones extranjeras y puede ser considerada una herramienta eficaz para combatir la evasión fiscal. Sin embargo, desde su introducción a debate en el Congreso, ha sido muy cuestionada por doctrinarios, principalmente por quienes la consideran un “avasallamiento” a las garantías constitucionales y que sólo fomentaría las extorsiones a los contribuyentes por parte de quien sostenga pueda brindar información a la AFIP sobre alguna irregularidad fiscal. Asimismo, sostienen que la AFIP cuenta actualmente con diversos mecanismos para determinar y exigir el cobro de las obligaciones tributarias, por lo que esta herramienta no conllevaría una mejora ni mayor recaudación.

 

En primer lugar, vale la pena resaltar que democracias sólidas mantienen regímenes similares desde hace varios años, tal el caso de Estados Unidos, quien cuenta desde el año 2006 con normativa similar a la propuesta que fuera remitida a nuestro Congreso Nacional. Así, una administración tributaria reconocida como eficiente y con los suficientes recursos para llevar adelante la fiscalización de sus contribuyentes, ha implementado este tipo de programas alentando y protegiendo a los “Colaboradores” – de similar manera a la del Proyecto introducido – con el fin de obtener información para combatir los casos de evasión fiscal.

 

Experiencia extranjera

 

La Administración Fiscal Norteamericana (IRS) mantiene desde el año 2006 un Programa para Colaboradores (“Whistleblower Program”) y ha demostrado ser eficaz para combatir casos de evasión fiscal.

 

Desde el inicio del Programa en ese país, se han recaudado mas de USD 6.14 billones de dólares producto de información brindada por estos “Colaboradores”. Mas aún, ese Programa, que resulta similar al que se propone en la Argentina a través del Proyecto remitido al Congreso, también prevé el pago de recompensas (entre el 15% y 30% de lo recaudado por la información brindada). Al respecto, en el último informe publicado y que fuera remitido al Congreso de los Estados Unidos, la Administración Tributaria de ese país informó que se otorgaron premios por mas de USD 1.1 billones de dólares. Asimismo, los Colaboradores pueden apelar el premio determinado, y en general no reciben pago alguno hasta tanto se hayan agotado las vías recursivas correspondientes por parte del contribuyente, por lo que los pagos de estos premios pueden tardar varios años en efectivizarse.

 

La experiencia de un país desarrollado como Estados Unidos, que cuenta con recursos suficientes y que se reconoce como respetuoso de los derechos de los contribuyentes, puede considerarse exitosa, tal como lo manifestó el Senador Grassley en el 2021 al referirse a ese Programa.

 

Complemento con otras herramientas con que cuenta AFIP

 

Por otro lado, ciertamente que la AFIP cuenta con herramientas para combatir los casos de evasión, entre los que se encuentran los Convenios de Intercambio de Información (tanto a requerimiento como automáticos), Convenios de Asistencia Administrativa, entre otros. Sin embargo, el uso de esas valiosas herramientas no impide la utilización de diversas otras que permitan eficientizar y mejorar la recaudación.

 

Existen diversos estudios efectuados en donde se concluye que el uso de programas como el propuesto ante nuestro Congreso (i.e.: “Colaboradores”), generan una mejora en la tasa de cumplimiento de los contribuyentes (vease Can Whistleblower Programs Reduce Tax Evasion? Experimental Evidence, 2019). Asimismo, no debe perderse de vista que gran parte de la información intercambiada desde otras jurisdicciones donde se ocultan activos de residentes Argentinos puede provenir de terceros intermediarios (por ejemplo Instituciones Financieras) que hasta no hace mucho tiempo han estado involucradas en escándalos por incumplimiento de normas de debida diligencia en sus tareas.

 

En este sentido, basta con recordar los casos de diversos Bancos Suizos que fueron acusados de haber facilitado la evasión fiscal de gran número de contribuyentes de diversas jurisdicciones. Así, precisamente fue un “Colaborador” (Bradley Binkerfeld), ex empleado de uno de esos bancos suizos, quien permitió conocer estas maniobras facilitadas por las Instituciones Financieras y perseguir a los sujetos evasores.

 

Más aún, la información brindada por este colaborador fue un gran golpe que generó cambios importantes en materia de debida diligencia de las instituciones financieras. Asimismo, este coloborador del fisco norteamericano recibió la suma USD 104 millones de dólares como premio bajo el Programa norteamericano (el mas alto jamás otorgado bajo ese programa por el IRS a un individuo colaborador), mientras que el banco que habría facilitado la evasión por parte de contribuyentes norteamericanos abonó en modo de multa la suma de 780 millones de dólares.

 

Palabras Finales

 

La introducción y reglamentación de la figura del “Colaborador” podría implicar una buena herramienta para combatir la evasión fiscal en la Argentina, la cual debería utilizarse conjuntamente con otras tales como el intercambio de información, tanto automática como a requerimiento. Esta figura no es ajena a otras legislaciones y ha mostrado eficacia y éxito en otros países, tal como el caso de Estados Unidos. La Argentina debería mirar lo acontecido en otros países y no descartar esta figura que denota experiencias positivas.

* Contador Público Nacional