Especial para BAEnegocios

El 22 de Marzo pasado, la OCDE dio a conocer su propuesta para implementar un marco de reporte automático de información de criptoactivos (“CARF” por sus siglas en inglés) y para modificar algunos aspectos del Estándar Común de Reporte (CRS por sus siglas en ingles) que desde hace varios años permite el reporte automático de información financiera entre los distintos países. La propuesta se encuentra abierta para recibir comentarios hasta el el 29 de abril de 2022. Luego, se espera que la OCDE considere esos comentarios y proporcione una actualización para la reunión del G20 en octubre de 2022.

Describe la OCDE que en los últimos años hubo un notable desarrollo de nuevas tecnologías y productos que están cambiando las prácticas tradicionales de inversión y pago. La creación de un tipo de activo completamente nuevo (comúnmente llamado “criptoactivo”) que puede transferirse y mantenerse sin involucrar a los intermediarios financieros tradicionales y la aparición de ciertos productos de pago nuevos y de almacenamiento electrónico similares al dinero, han generado la necesidad de atención para continuar con el avance de transparencia internacional.

Los nuevos actores y activos, en general no se encuentran cubiertos bajo el Estándar Común de Reporte (CRS) por lo que la OCDE pretende actualizar los instrumentos de transparencia fiscal disponibles para las administraciones tributarias.

En primer lugar, la OCDE propone un nuevo marco de transparencia fiscal que prevé el intercambio automático de información sobre transacciones en criptoactivos de manera estandarizada (denominado "CARF" o "Marco de Reporte sobre Criptoactivos"). En segundo lugar, la OCDE está proponiendo un conjunto de modificaciones al Estándar Común de Reporte (CRS), con el fin de abarcar nuevos activos, productos e intermediarios con el fin de mejorar el funcionamiento del intercambio de información, teniendo en cuenta la experiencia adquirida en estos años de implementación.

 

Marco de Reporte de Criptoactivos (CARF)

 

El G20 requirió a la OCDE el desarrollo de un marco para el intercambio automático de información sobre criptoactivos. Este nuevo marco propuesto prevé la recopilación y el intercambio de información relevante a los fines de impuestos entre las administraciones tributarias, con respecto a las personas que realizan ciertas transacciones en criptoactivos.

Advierte la OCDE que por las características del sector de los criptoactivos, la visibilidad de las transacciones para las administraciones tributarias es reducida por lo que aumenta la dificultad de verificar si las obligaciones tributarias asociadas se informan y tributan correctamente.

 

"Las características del sector de los criptoactivos, la visibilidad de las transacciones para las administraciones tributarias es reducida"

 

Las reglas y los comentarios del CARF se diseñaron en torno a cuatro elementos fundamentales:

  • el alcance de los criptoactivos que se cubrirán
  • los intermediarios sujetos a requisitos de recopilación de datos y presentación de informes
  • las transacciones sujetas a reporte, así como la información a reportar con respecto a tales transacciones y
  • los procedimientos de debida diligencia para identificar a los beneficiarios de criptoactivos y las jurisdicciones fiscales relevantes para fines de información.

 

Modificaciones al Estándar Común de Reporte (CRS)

 

El Estándar Común de Reporte (CRS) fue diseñado con el fin de promover la transparencia fiscal respecto de las cuentas financieras mantenidas en el extranjero por sujetos residentes de un país, y requiere la recopilación e intercambio automático de información sobre la identidad de los titulares de cuentas, así como el saldo y los ingresos pagados o acreditados en las cuentas.

 

Junto con el Marco de Reporte de Criptoactivos (CARF), la OCDE también ha desarrollado propuestas de revisión integral de CRS, con el objetivo de mejorar el funcionamiento con base en la experiencia adquirida a lo largo de estos años de implementación.

La propuesta de modificación amplía el alcance del CRS para cubrir los productos de dinero electrónico y las monedas digitales. A la luz del desarrollo del CARF, las propuestas también incluyen cambios para cubrir inversiones indirectas en criptoactivos a través de Entidades de Inversión. Al mismo tiempo, la propuesta contiene nuevas disposiciones para garantizar una interacción eficiente entre el CRS y el CARF, en particular para limitar los casos de informes duplicados.

Finalmente, la propuesta busca mejorar los procedimientos de diligencia debida y los resultados de los informes, con miras a eficientizar el uso por parte de las administraciones tributarias y limitar que mayores cargas recaigan sobre las instituciones financieras.

 

Palabras finales

 

El reporte automático de información bajo CRS, ha venido siendo una herramienta esencial para garantizar la transparencia internacional respecto de inversiones financieras transfronterizas y para combatir la evasión fiscal. El CRS ha mejorado la transparencia al exigir a las jurisdicciones participantes que obtengan información sobre activos financieros mantenidos en instituciones financieras y que intercambien anualmente esa información con las jurisdicciones de residencia de los contribuyentes.

Sin embargo, los criptoactivos en la mayoría de los casos no entran dentro del alcance del CRS, y por lo tanto, pueden quedar fuera del radar de las administraciones fiscales a los fines de la fiscalización de impuestos.

Con la propuesta de CARF se incluirían a los criptoactivos que se pueden mantener y transferir de manera descentralizada, sin la intervención de los intermediarios financieros tradicionales, así como otras clases de activos que dependen de una tecnología similar y que pueda surgir en el futuro. Las personas y entidades que presten servicios para intercambiar criptoactivos deberán aplicar los procedimientos de debida diligencia para identificar a sus clientes y luego informar los valores agregados en forma anual.

Estas nuevas reglas deberán trasladarse a la legislación nacional para recopilar información de los intermediarios de criptoactivos residentes e implementarse internacionalmente a través de Convenios Internacionales.

* Contador Público, Magister en Derecho Tributario (Universidad Austral)

** Abogado, LLM en Tributación Internacional (Universidad de Florida)