Especial para BAEnegocios

Aquellos monotributistas que se excedieron de los límites para permanecer bajo el Régimen Simplificado hasta el 31 de diciembre de 2021 y se encontraron obligados a pasar al Régimen General cuentan con los beneficios de la Ley de Sostenimiento e Inclusión Fiscal para pequeños contribuyentes.

En primer lugar, la mencionada Ley estableció ciertos beneficios por transición del Régimen Simplificado al Régimen General, debiendo acreditarse ciertos requisitos para poder acceder a los mismos. En este sentido, el contribuyente debe acreditar que los ingresos brutos de los últimos doce meses no superan el 50% del límite de ventas totales anuales establecido para las microempresas, como así también, deberá encontrarse encuadrado en alguno de los rubros establecidos para este grupo.

 

Beneficios con solicitud hasta el 31 de diciembre 

De cumplirse con estos requisitos mencionados, el contribuyente gozaba de una serie de beneficios en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), cuya solicitud debía hacerla hasta el 31 de diciembre del 2021.

En primer lugar, existía la posibilidad de que el contribuyente pueda adicionar al crédito fiscal, en cada período fiscal, un importe equivalente a la mitad de la alícuota del IVA.

 

Asimismo, la Ley de Sostenimiento e Inclusión Fiscal para pequeños contribuyentes estableció beneficios adicionales más significativos para aquellos contribuyentes que pasen voluntariamente al régimen general.

En este sentido, aquellas personas que realizaron el cambio de manera voluntaria hasta el 31 de diciembre del 2021 podían gozar de estos beneficios adicionales durante los siguientes 3 años consistentes en una reducción del saldo deudor que surja de la diferencia entre el débito y el crédito fiscal en cada período.

Este beneficio adicional se aplica a partir del primer mes del año siguiente a la exclusión o renuncia al monotributo y consiste en una reducción del 50% para el primer año, 30% para el segundo y 10% para el tercer año.

 

 

Beneficios con solicitud a partir del 1 de enero de 2022

Adicionalmente, esta Ley de Sostenimiento estableció ciertos beneficios que pueden ser solicitados a partir del 01 de enero del 2022, consistentes en la posibilidad de adicionar al crédito fiscal del período el impuesto facturado en las compras de los últimos 12 meses anteriores a la fecha de la exclusión o renuncia del régimen simplificado; como así también la reducción del saldo deudor de IVA a pagar a la AFIP en cada período fiscal, en un 50% en el primer año, 30% en el segundo año y 10% en el tercer año, al igual que lo fue hasta el 31 de diciembre de 2021 pero en este caso a aplicar a partir de enero de 2023.

 

Cómo pedir los beneficios de Afip para monotributo 

 

A estos beneficios no se accede de forma automática. A fin de poder gozar de los mismos el contribuyente cuenta con la carga administrativa de tener que acceder al Sistema Registral y confeccionar las solicitudes en las opciones “Procedimiento permanente de transición al Régimen General” o “Régimen Voluntario de Promoción Tributaria del Régimen General”, según corresponda.

Una vez completada la solicitud deberá esperar la confirmación y aceptación del pedido, la cual será notificada al Domicilio Fiscal Electrónico del contribuyente.

 

Habilitación de la AFIP para hacer la solicitud

Recientemente, la AFIP lanzó un comunicado hacia los contribuyentes a partir de una notificación en el Domicilio Fiscal Electrónico informando que aquellos sujetos que por algún motivo no hayan podido realizar la solicitud del beneficio de reducción del saldo deudor de IVA, el cual comenzó a aplicarse a partir del 01 de enero del 2022, podrán solicitarlo hasta el 31 de mayo del 2022.

 

Palabras Finales

Se considera una excelente y acertada medida por parte del organismo acerca de re-habilitar la posibilidad para que aquellos contribuyentes que no han podido solicitar el beneficio antes del 31 de diciembre del 2021 puedan hacerlo hasta fin de este mes.

Ahora bien, también se destaca que, en consideración de que todos estos trámites se cursan de manera online y que el propio fisco los administra de manera conjunta con la amplia base de datos existente, se debería analizar la alternativa de que este tipo de beneficios se otorguen de manera automática; lo que permitiría reducir la carga administrativa hacia los contribuyentes y evitar que, por el motivo que fuere, se pierdan estos beneficios vitales para los obligados.

 

(*) Contador Público