Oportunamente, en “Hay Equipo... y hay Plan” -Parte I (BAE Negocios, 27/03/2022), Parte II (BAE Negocios, 04/04/2022) y Parte III(BAE Negocios 10/04/2022)-, se sostuvo la necesidad de “volver a un modelo argentino”, revirtiendo la devastación política y económica actual, a partir de un Plan Económico Consistente.

En este sentido, se destacó que era imprescindible:

  • una Política de Ingresos, que tienda a consolidar una distribución (entre los factores de producción) que “realce” la “Justicia Social”, estableciendo compromisos a largo plazo entre el Sector Público y el Privado sobre:
  • el nivel competitivo del tipo de cambio, complementado con una sana Administración del Comercio Exterior, y 
  • la estabilidad de: los precios relativos, los sueldos y salarios, los tipos de interés, las tarifas de los servicios públicos y las tasas, contribuciones, derechos e impuestos, apuntando a consolidar un “60/40”, de asignación de la renta, entre Trabajo y Capital,
  • una Política Monetaria (modificando sustantivamente su perfil actual), que financie no el Sector Público, sino el Sector Real de la Economía (1) y
  • una Política Fiscal que garantice el Superávit Primario con la elevación de los Derechos de Exportación en la Zona Núcleo de la Pampa Húmeda, previa sanción de una Ley de Arrendamientos RuralesCompensada (2)                                            

Eliminando, también, la mayoría de los subsidios energéticos, vinculando estrictamente los precios y tarifas a los Costos de Exploración y Explotación de los distintos eslabones intervinientes, más una ganancia “justa y razonable” sobre el Capital Total Empleado.                                                                                         

Concomitantemente, eficientizar el Gasto Público, y concretar un nuevo Pacto Fiscal (con las jurisdicciones subnacionales), bajo el paradigma de “la promoción” a la producción, el trabajo y el empleo, ya que:

No es el Gasto Público el que crea la riqueza, sino que es el Sector Privado (con su riqueza) el que brinda los recursos que requieren los nobles objetivos del Estado Nacional

 

Sin embargo, tanto la administración actual como la anterior decidieron...

Apostar a los “caballos equivocados”

Como fuera señalado en “‘Nuestro Lugar en el Mundo’, Parte I: el fracaso de la Socialdemocracia” (BAE Negocios, 06/06/2022) y “..., Parte II: el fracaso del Neoliberalismo” (BAE Negocios, 12/06/2022), a partir de la caída del Muro de Berlín, las dos ideologías emergieron como las dominantes del nuevo ordenamiento, sustentando sus postulados en la Escuela Austríaca (3).

Para ella, el “Bien Común” y la Justicia Social, no son “valores” ni “objetivos” que condicionen y determinen la política económica. La “pobreza” (como colectivo), es negada desde lo sistémico y solo es una “libre elección” que debe ser aceptada como tal y, el sentimiento de “caridad” que despierta en algunos individuos (y la posterior búsqueda de soluciones), es producto de concepciones teológicas o filosóficas contradictorias con la naturaleza humana, ya que “el hombre es el lobo del hombre” (4).  

Ahora bien, como reza el viejo dicho popular: “entre el dicho y el hecho hay un largo trecho”.

Puestos a gobernar, tanto la visión “Oligárquica-Neoliberal” (Administración Cambiemos) como la Socialdemócrata (FdT), implementaron exacerbados programas sociales asistencialistas (para compensar los agudos desequilibrios generados por sus políticas), que finalmente perturba tanto a la rentabilidad empresaria como al mundo del trabajo y condena el futuro de los destinatarios.

En este marco, algunas “necesidades materiales” pueden satisfacerse, a costa de vulnerar, vía la “caridad pública”, los preceptos universales de:

  • “te ganarás el pan con el sudor de tu frente”, y
  • “es el trabajo la única fuente de generación de riqueza y valor”.

Esto provoca que se difuminen los principios ordenadores básicos de la sociedad que, con un consecuente desorden estructural, nada virtuoso puede ofrecer.

Por eso, es necesario conseguir que todo aquel que lo desee, vaya...

 

“De casa al trabajo... y del trabajo a casa”

Si “cultura es la acción, de la mujer y el hombre, sobre la Creación” ¿que otra cosa sino trabajo humano es esa acción? Por consiguiente “Trabajo” y “Cultura” son inseparables y, va de suyo, que:

“el trabajo es una oración, y

una oración es el diálogo con Dios, por lo tanto,

mientras se trabaja se dialoga con Dios” – Padre Eduardo Graham

Reemplazar el ingreso que se recibe en el empleo -asalariado o no asalariado- por una dádiva pública (planes de cualquier tipo) o privada (limosna), trastoca los ordenadores virtuosos, que dan origen a la transformación, de un conglomerado de individuos, en una comunidad. 

Naturalmente, la creación de trabajo en un entorno capitalista, solo es posible si aquella estructura que lo organiza (la empresa) presenta una rentabilidad mínima que garantice su permanencia en el tiempo o, que pari passu con el crecimiento de la fuerza laboral, acumule el suficiente ahorro propio, o acceda al de terceros, que facilitando el salto discreto inversor, incorpore a los nuevos “dependientes”.

Por lo tanto, Acumulación de Capital y Pleno Empleo, son objetivos indisolubles (y de búsquedas concurrentes) en la implementación de un correcto Plan Económico.

Los diseños “en extremo”, ya sean premiando solo al Capital o facilitando recursos monetarios vía planes (al margen de la necesidad que en el corto plazo, uno u otro, puedan presentar) distorsionan y perturban “la armonía de conjunto” que demanda la gobernanza del sistema.

Corregir las distorsiones y procurar “dejar en evidencia” la “derrota”, por agotamiento, de los paradigmas obrantes como “base intelectual” (de quienes gobernaron Argentina desde 2015 a la fecha), debe ser objetivo de una sociedad resiliente, que no se resigna a un futuro de anomia.

En sus tiempos de Arzobispo de Buenos Aires, el hoy, PapaFrancisco decía que: “toda crisis nos interroga acerca del rumbo que llevamos y del que se extiende por delante. La respuesta requiere, ante todo, una reflexión realista acerca de la naturaleza de los ‘vínculos’ que unen a nuestra Comunidad”.

Justamente, estos, son los que se verán enlazados en un “Magno Acuerdo Social”, donde se construirán las bases, de una vez y para siempre, de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS),con orientación a la Producción.

 

Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challú y Lic. Walter Romero

Agradecemos la colaboración de Marcos von Ifflinger

 

 

1- Redirigiendo los recursos y capacidades del Sector Financiero hacia el Sector Privado, reemplazando la actual práctica (parasitaria) de intermediación con bonos públicos.

2- La Ley de Arrendamientos RuralesCompensada, lo será con un Bono del Tesoro Nacional a largo plazo, en moneda dura, a tasas de interés internacional y transable en los mercados secundarios, a los Terratenientes.

3- Se conoce como Escuela Austriaca, al pensamiento económico, basado principalmente en el individualismo metodológico (que implica que los procesos colectivos parten de los procesos individuales) y en el subjetivismo (siendo su postulado más destacado: la teoría subjetiva del valor -los bienes y servicios “cuestan lo que valen”-). Descreen de los concepto del “bien común” y que el “todo es superior a la suma de las partes”. Sus recomendaciones para el “quehacer económico” (al rechazar la planificación) perturban todo aquello que se articule “sistémicamente”.

4- "Homo homini lupus” -el hombre es lobo del hombre- fue una frase de la obra Asinaria, escrita por Plauto. Fue popularizada en el Siglo XVII por el filósofo inglés Thomas Hobbes, para describir el supuesto “mal intrínseco” del ser humano, el que, desprovisto de toda norma, sucumbiría al egoísmo pleno, que configuraría una “guerra de todos contra todos”. El autor, a partir de estas apreciaciones, esgrime una defensa en favor de la Monarquía Absoluta.  

Más notas de

Guillermo Moreno

La Política Monetaria: ¡¡Inconsistente!!

La Política Monetaria: ¡¡Inconsistente!!

La situación fiscal: ¡insostenible!

La situación fiscal: ¡insostenible!

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

En el mundo se discute... poder y negocios

En el mundo se discute... poder y negocios

Bases para un plan económico nacional (Parte II)

Bases para un plan económico nacional (Parte II)