La literatura argentina cuenta con grandes escritores que son reconocidos en todo el mundo. Figuras como Mariana Enríquez, Samatha Schewblin, y Martín Kohan, son los exponentes actuales que cosechan seguidores alrededor del mundo, y se sumaron en los últimos años a un listado de autores fundamentales tanto para el país como para la literatura universal. De hecho, títulos de dos plumas clásicas de la Argentina fueron ahora reconocidos dentro de los 100 mejores libros de la historia.

El conteo fue organizado por el medio de comunicación español ABC, que reunió a más de 50 críticos y escritores y decidió que sea El Quijote de Cervantes la obra que ocupara el puesto número 1. Le siguen seguido por La Odisea y La Ilíada de Homero, La divina comedia de Dante Alighieri, Hamlet de Shakespeare, y La Biblia en el sexto puesto.

Jane Austen es la mujer que rankea más alto en esta edición del ranking

También se encuentra la novela Emma de Jane Austen, que es la autora mujer que más arriba se encuentra con el puesto número 11. Otros títulos que rankean alto son Cumbres Borrascosas de Emily Brönte, Poemas de Emily Dickinson, Una habitación propia de Virginia Woolf, La invención de la soledad, de Paul Auster, El año de la muerte de Ricardo Reis, de José Saramago; Frankenstein, de Mary Shelley, Poeta en Nueva York de Federico García Lorca, entre otros.

¿Qué argentinos quedaron en el ranking?

La literatura argentina también está presente en el ranking, con dos importantes libros para la historia del país. Sólo dos argentinos lograron integrar el conteo de la ABC: Domingo Faustino Sarmiento y Jorge Luis Borges con su "Facundo, o civilización y barbarie" y "Ficciones", ambos ocupando los puestos 78 y 33, respectivamente.

Ficciones fue lanzado en 1944

El libro de Borges integra una antología de cuentos lanzada en 1944 que reúne a sus escritos de ficción más famosos, como es el caso de El Sur, uno de sus cuentos más reconocidos a nivel mundial. El mismo está compuesto por dos prólogos y dividido en dos partes: El jardín de senderos que se bifurcan y Artificios.

Además, en una segunda reedición el autor agregó tres cuentos más, que en 1956 fueron agregados al tomo de Artificios.

Por su parte, el Facundo comenzó a publicarse en 1845 y es una de obras más emblemáticas de la historia argentina, llegándose a dar como bibliografía obligatoria en escuelas y universidades debido a su gran influencia en el paradigma social y político hasta el día de hoy.

"Facundo, civilización y barbarie" es una de las obras fundantes de la literatura argentina