A pesar de que el "dólar Qatar" es una de las medidas que estudia el Ministerio de Economía, “aún no hay nada definido” acerca de una eventual modificación en las medidas para frenar la salida de divisas por el dólar de cara al Mundial de Qatar 2022. Así lo aseguró el director del Banco Central Agustín D’Attelis.

El dólar Qatar” es un tipo de cambio diferenciado para el turismo en el exterior, con foco en el Mundial 2022, que cotizaría en torno a los $300, con el objetivo de fortalecer las reservas y mantener la producción industrial. Ante los rumores de su implementación, D’Attelis dijo que "está todo en estudio. No tenemos nada definido, lo estamos evaluando".

El funcionario indicó que “el déficit del sector turismo alcanzó los USD 750 millones, pero la tendencia viene siendo creciente y podría llegar a los USD 1.000 millones” y agregó: "Esto no es sostenible para nuestras reservas".

En el ministerio de Economía solían comentar que a partir de septiembre el Banco Central iba a comenzar a acumular reservas de la mano de menores niveles de importación de energía, que ya habían disminuido considerablemente en agosto. A eso se sumó el ingreso por el “dólar soja”, por que se espera una liquidación total de USD 5.000 millones y un desembolso del Banco Interamericano de Desarrollo por USD 500 millones también este mes.

Sin embargo, D’attelis sostuvo que "la administración del comercio va a seguir porque debemos mantener el nivel de actividad y poder proporcionar insumos a las industrias. Son meses bravos los que vienen porque la necesidad de las importaciones son altas y porque el nivel de crecimiento es elevado".

Al mismo tiempo, la cartera liderada por Sergio Massa debe cumplir con la meta de reservas pautadas en el acuerdo técnico con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según un documento publicado por el organismo la semana pasada, se trata de un piso de reservas netas que el Gobierno no pudo cumplir por USD 296 millones debido a la demora en los desembolsos de organismos multilaterales, fundamentalmente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.