Los dueños de 37 yates y veleros fueron intimados porque no estaban registrados ante el fisco y tenían deudas del Impuesto a las Embarcaciones Deportivas por un monto total de 25 millones de pesos,  como consecuencia de un operativo realizado en una guardería náutica de San Isidro.

El operativo fue llevado adelante por equipos de fiscalización de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires ( ARBA) y de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Los 25 millones de deuda notificada en la guardería de San Isidro correspondían a 203 titulares de yates, veleros, lanchas y motos de agua que tenían cuotas impagas del Impuesto a las Embarcaciones Deportivas.

Además de labrar intimaciones por las irregularidades encontradas, las y los agentes efectuaron un relevamiento físico de las embarcaciones amarradas y verificaron la situación tributaria de los responsables de la guardería náutica. 

Este tipo de establecimientos tiene la obligación de informar al fisco las matrículas de todas las embarcaciones que amarran en el lugar. Posteriormente, esa información se cruza con la base de datos de la Agencia de Recaudación para detectar aquellas no registradas. 

 Con ese cruce de datos y fiscalizaciones presenciales, a lo largo de 2021  ARBA consiguió detectar 3.000 embarcaciones que estaban sin declarar e intimó a más de 37 mil contribuyentes que debían $2.790 millones del impuesto a esos bienes. 

  

El operativo realizado en el puerto naútico 

Esas acciones se intensificaron este año, mediante el operativo de verano que implementó el director de la Agencia de Recaudación, Cristian Girard, con fiscalizaciones específicas en sectores de alto poder adquisitivo. El objetivo es recuperar deudas impositivas y reducir el nivel de evasión, en especial sobre los tributos patrimoniales, como Automotores, Embarcaciones Deportivas e Inmobiliario. 

 De hecho, como parte de esos controles, en la primera quincena de enero  ARBA detectó en Pinamar 42.000 m² de construcciones sin declarar, correspondientes a edificios en altura, viviendas de lujo y edificaciones en countries y barrios cerrados. 

También descubrió en Mar del Plata un importante edificio ubicado en la zona de La Perla, con más de 25.000 m² cubiertos que la firma constructora no había declarado para evadir el pago del Inmobiliario. Del mismo modo, notificó deuda por montos millonarios a titulares de vehículos de alta gama en playas exclusivas de la costa atlántica.