Antes de su reunión con representantes de CAME, el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, afirmó que la inflación y "la sangría de dólares" para el pago de insumos son los dos problemas más importantes a resolver, y se mostró optimista en que "a partir de septiembre próximo" mejorará el nivel de reservas.

"La inflación es uno de los temas más preocupantes, lo tenemos muy claro. También la sangría de dólares por la factura energética que estamos pagando", aseguró De Mendiguren este miércoles a la mañana en declaraciones a Radio Nacional Rosario.

Para combatir la inflación, remarcó que se han tomado "medidas macro, que tienen que ver con el núcleo de la suba de precios, coordinando políticas; por otro lado, tiene un componente grande de expectativas y hay que bajarlas. Para esto sirven los acuerdos de precios y salarios", indicó.

El secretario de Producción instó a que "los empresarios asuman un compromiso adicional" para bajar los números de la inflación y, en ese sentido, planteó que "no se puede tener en poco tiempo los beneficios que no tuvieron en dos años".

De Mendiguren se reunió con Daniel Funes de Rioja, presidente de la UIA

Dólar hoy: escasez de reservas 

El otro "grave problema", señalado por De Mendiguren, es la escasez de dólares para el pago de insumos. "Los dólares no están para todas las necesidades. Se trata de un problema coyuntural y esperamos que afloje en septiembre", remarcó.

"Trabajamos en conjunto con la Secretaría de Comercio y la Aduana para causar el menor daño posible hasta terminar con el pago de las facturas energéticas", indicó.

Respecto de la actualidad industrial, aseguró que se encuentra "seis puntos arriba" de los registros prepandémicos, y reiteró que las exportaciones de este año "rondarán los USD 90.000 millones, con un superávit comercial de USD 12.000 millones".

José de Mendiguren repasó ayer todos estos temas en un encuentro con las autoridades de la Unión Industrial Argentina (UIA), y hoy se reunirá con los dirigentes de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), según se informó.

Los industriales le llevaron al secretario los principales inconvenientes que atraviesa el sector y que coinciden con los registrados por el funcionario: las restricciones de acceso a dólares para importación y la aceleración inflacionaria de los últimos meses. 

Reservas del Banco Central

La sangría de reservas es un tema que hace meses preocupa tanto al Gobierno como al mercado y que pone en duda el cumplimiento de las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

En las últimas diez jornadas, el Banco Central vendió 1200 millones de dólares entre pagos de energía y algunos desembolsos al FMI. Este martes, con ventas por 64 millones, las reservas internacionales cerraron en 37.067 millones, lo que da cuenta de una merma en el año de 2529 millones.