El ministro de Economía, Martín Guzmán, aclaró que el impuesto a la "Renta inesperada" presentado el lunes "no es un nuevo tributo, sino una sobrealícuota de un año" por la guerra entre Rusia y Ucrania. Además, destacó que la Argentina "no puede abandonar el camino de construcción de una moneda respetable" y destacó que las propuestas de "dolarizar la economía" implicarían una "derrota para el Estado-Nación". 

"Cuando pasa algo tan extraordinario, consideramos que nuestra responsabilidad es actuar para que Argentina progresa de una forma sobre una base de equidad. Si progresamos de forma equilibrada, al fin y al cabo vamos a estar todos mejor", aseguró el ministro durante su presentación en el Foro de la Asociación Empresaria Argentina ( AEA) que también contó con un mensaje grabado del presidente Alberto Fernández.

En esa línea, Guzmán aclaró que la iniciativa de cobrar una Rente Inesperada "no es un nuevo impuesto, sino una sobrealícuota por un año" en un contexto de guerra en Ucrania que ha "generado un gran problema distributivo en todos el mundo". "El Estado tiene una responsabilidad en la construcción de reglas de juego para una sociedad que progrese y no hay progreso si el crecimiento no es compartido", enfatizó. 

Durante su discurso en AEA, encuentro en el que estuvo presente el CEO de Techint, Paolo Rocca, el funcionario enfatizó en la importancia del gasoducto Néstor Kirchner como una manera de generar divisas y aumentar el abastecimiento de gas, al tiempo que aclaró que la licitación se encuadra en las "necesidades que enfrenta la Argentina".

Dólar hoy e impacto de la guerra

Por otra parte, Guzmán remarcó que la propuesta de dolarización de la economía "dañaría fuertemente a la República" y subrayó que el país "no puede abandonar el camino hacia la construcción de una política monetaria respetable", ya que "hay u rol para apuntalar la moneda".

En medio del conflicto en Ucrania, la suba de precios en los commodities y los incrementos en la energía, el titular de Economía planteó la necesidad de "aprovechar las grandes oportunidades para la argentina", puesto que el "mundo está viviendo un cambio en la forma de organización, hacia una globalización más de bloque". 

Discurso de Martín Guzmán en AEA 

En adición a lo expuesto por el presidente Alberto Fernández, Guzmán señaló que "el principal problema en el mundo, es el de la inflación". "La guerra en Ucrania tiene un impacto muy fuerte, pero lo que van a seguir generando un campo inflacionario viene de más largo tiempo", aseguró. 

"La política exterior va a ser fundamental para el desarrollo del sector energético, esto sería transformacional desde el punto de vista tanto productivo como económico porque vía generación de divisas, va a tener mayor estabilidad cambiaria en la balanza de pagos", explicó Guzmán. 

Gasoducto Néstor Kirchner

En esa línea, el titular del Palacio de Hacienda destacó el carácter "estratégico" del gasoducto Néstor Kirchner al señalar que se encuadra "en las necesidades que enfrenta la Argentina", y sostuvo que el Gobierno nacional avanzará "impulsando licitaciones técnicas que se adecuan a las necesidades del país". Este fin de semana, el Presidente pidió la renuncia del ahora exministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas por un off que circuló a periodistas respecto de presuntas irregularidades en la licitación de esa mega obra. 

"Avanzaremos con la obra estratégica del gasoducto Néstor Kirchner, impulsando licitaciones técnicas que se adecuan a las necesidades del país", sostuvo el Guzmán en el Hotel Sheraton del barrio porteño de Retiro y remarcó que estará construido "para el próximo invierno".