El amor entre Elon Musk y la Junta Directiva de Twitter quedó totalmente olvidado. La relación de amor y elogios que se dio entre el CEO de Tesla y la administración a principios de abril, cuando el magnate se convirtió en el accionista mayoritario, fue variando gradualmente hasta una grave acusación que emitió Musk este lunes. En una carta al jefe de asuntos legales, políticas y confianza de Twitter, Vijaya Gadde, el multimillonario aseguró que Twitter está "resistiendo activamente y frustrando sus derechos de información" y amenazó con frenar la compra, que actualmente se encuentra en "pausa".

Elon Musk había puesto el acuerdo en stand by a principios de mayo, "a la espera de detalles que respalden el cálculo de que las cuentas de spam/falsas representan menos del 5% de los usuarios". Ahora, casi un mes después, acusó abiertamente a la compañía de redes sociales de violar el acuerdo de fusión, porque no proporcionó los datos que solicitó sobre estas cuentas.

"Esta es una clara violación material de las obligaciones de Twitter en virtud del acuerdo de fusión y el señor Musk se reserva todos los derechos resultantes, incluido su derecho a no consumar la transacción y su derecho a rescindir el acuerdo de fusión", escribió un abogado que representa a Musk a la empresa. ¿Puede hacer esto? Analistas aseguraron que el acuerdo de venta de Twitter permite a Musk salirse del trato si hay un “efecto adverso material” —un cambio que afecta negativamente el negocio o las condiciones financieras de Twitter— causado por la empresa.

Las acciones de Twitter cayeron un 5% en las primeras operaciones del lunes. Incluso antes de este nuevo capítulo en la novela, las acciones de Twitter cotizaban muy por debajo de la oferta de adquisición de Musk de $54,20 por acción, lo que probablemente indica el escepticismo de los inversores sobre el acuerdo en curso.

 

Las cuentas spam, importantes para Musk

"Twitter ha compartido y continuará compartiendo información de manera cooperativa con el Sr. Musk para consumar la transacción de acuerdo con los términos del acuerdo de fusión", declaró en un comunicado el CEO de Twitter, Parag Agrawal. Además, la compañía también dijo que tiene la intención de "cerrar la transacción y hacer cumplir el acuerdo de fusión al precio y los términos acordados".

Sin embargo, hace rato que a Musk se lo ve con dudas respecto a la adquisición. El magnate alega que la cantidad real de cuentas de spam es probablemente mucho mayor, potencialmente hasta el 90%. Twitter afirmó en reiteradas ocasiones que ese número ronda el 5%, pero Musk busca pruebas fehacientes que hasta ahora, según aseguró, todavía no le llegaron. De hecho, el CEO de Tesla también pidió hacer su propia evaluación independiente basada en datos de Twitter.

Para Elon Musk, la cuestión de las cuentas falsas es vital para el acuerdo

Al hacer el acuerdo para comprar Twitter, Musk hizo de los bots de spam en la plataforma un tema central. De hecho, prometió derrotarlos o "morir en el intento".

Todos estos movimientos ponen en duda un acuerdo que fue exótico desde el principio, en línea con la personalidad excéntrica del comprador. Las dudas y pausas que rodean a la adquisición ya cansaron a muchos inversores, hartos del "circo" que hace Elon Musk. En este sentido, muchos creen que busca bajarle el precio a las acciones y así conseguir un acuerdo por menos valor, alejado de los 54,20 dólares por acción que acordó (44.000 millones de dólares). Los títulos de Twitter ya valen mucho menos que eso. 

Las dudas en el acuerdo de Elon Musk y Twitter

En la carta de Musk, los abogados del magnate aseguraron que Twitter podría estar "reteniendo los datos solicitados debido a la preocupación por lo que descubrirá el propio análisis del Sr. Musk de esos datos".

Además, afirmaron que  Twitter había tratado de restringir el acceso a la información al interpretar el acuerdo de fusión de manera restringida, de modo que proporcionar la información quedaría fuera del alcance de los requisitos contractuales de Twitter. Pero la carta acusaba que incluso según las definiciones restringidas de Twitter, todavía tiene la obligación de proporcionar la información.

Según reportó The New York Times, la carta incluía las palabras más directas hasta el momento sobre la posibilidad de que Musk desechara el trato, algo que, hasta ahora, solo había insinuado a través de tuits o especulaciones. La carta también presentó un nuevo argumento legal para retirarse del acuerdo.

En una presentación de valores por separado, Twitter reveló previamente que Musk había renunciado a una cláusula de diligencia debida en el acuerdo que podría haberle facilitado retractarse del acuerdo; sin él, Musk podría enfrentar una escalada más difícil y la perspectiva de un litigio.

Se espera que se cierre un acuerdo para el 24 de octubre. Si no se cierra para entonces, cualquiera de las partes puede retirarse. Si la transacción se retrasa por las aprobaciones regulatorias en ese momento, Musk y Twitter tendrían otros seis meses para cerrarla. Quedan uns cuatro meses muy interesantes por delante.