Tesla, SpaceX, Neuralink, The Boring Company, PayPal... Si de algo sabe Elon Musk, es de empresas exitosas. El magnate nacido en Sudáfrica es uno de los empresarios más seguidos a la hora de invertir, y tiene tal influencia que, como probó en reiteradas ocasiones, mueve el valor de las acciones o criptomonedas con, apenas, un tuit. Musk conoce del mercado como pocos. ¿Hace cuánto tiempo exactamente? Más del imaginado. 

Según reveló su mamá, Maye Musk, el prolífico empresario ya daba consejos de inversión cuando tenía apenas catorce años. Y no solo eso, sino que esas sugerencias, que parecían descabelladas, terminaron siendo acertadas, y la mujer logró triplicar la inversión inicial gracias a su hijo. 

Y estos mismos consejos son los que ahora da Elon Musk en su Twitter, red social que está a punto de comprar después de una novela de idas y vueltas que puso patas para arriba al mundo de empresarios tradicional. Aunque todavía está en dudas —que el mismo magnate sembró con una serie de tuits—, Musk ya habla como dueño de la empresa del pajarito, a la que quiere convertir en "una plaza pública de libertad de expresión". 

Consejos de inversión de Elon Musk

"Ya que me han preguntado mucho: compre acciones en varias empresas que fabrican productos y servicios en los que usted cree. Solo venda si cree que sus productos y servicios tienen una tendencia bajista. No se asuste cuando lo haga el mercado. Esto le servirá bien a largo plazo", posteó Elon Musk en su cuenta de Twitter.

Y esta recomendación motivó el recuerdo de Maye Musk, que primero contó cómo su primera inversión fueron 100 rands —moneda sudafricana— que ganó en un concurso de belleza en una empresa que le recomendó "un amigo corredor". Sin embargo, su desembolso no tardó en perder el 90% de su valor. Tiempo después, Maye puso las acciones a nombre de su hijo, y descubrió en 1989 que su valor se había disparado a 2.000 rands, dinero que usó para enviar a Musk a Canadá cuando tenía 17 años.

Fue en Canadá donde Elon Musk comenzó a meterse de lleno en el mundo de la tecnología, y donde aprendió las bases de lo que después serían Zip2 y PayPal, sus dos primeras empresas que lo catapultaron al éxito y a la fortuna.

¿Qué acciones comprar?

Pese a que la internet, la energía renovable y el espacio eran las motivaciones principales de Elon Musk  —y lo que guio su éxito posterior—, el sudafricano nacionalizado estadounidense ya pensaba en inversiones desde que era un adolescente. 

Y ese fue el otro recuerdo de Maye Musk, exmodelo que ahora tiene 74 años y viaja por el mundo. La madre de Elon contó en Twitter que en la década de 1980 invirtió 1.000 rands sudafricanos, equivalentes a unos 1.000 dólares estadounidenses, en las acciones que le recomendaba su hijo. Era lo máximo que estaba dispuesta a perder en las acciones, recordó.

Sin embargo, la fe de Elon Musk en la empresa pronto rindió sus frutos y la inversión se triplicó, dijo Maye Musk. Cuando las acciones subieron, la modelo dijo que entró el “pánico” y vendió sus acciones. “No estabas feliz”, dijo Maye Musk en Twitter, dirigiendo el tuit directamente a su hijo. “Las acciones siguieron subiendo. También te pareció injusto que repartiera las ganancias entre tú, @kimbal y @ToscaMusk”, agregó.

Business Insider no se mostró muy convencido de las cualidades de visionario del actual CEO de Tesla: "Maye Musk no especificó la rapidez con la que el precio de las acciones subió de 1.000 rands sudafricanos a 3.000 ni en qué empresa le pidió Elon Musk que invirtiera. Un portavoz de la modelo declinó hacer comentarios sobre el asunto y dijo que Maye Musk no suele comentar las interacciones familiares”.

El consejo de Elon Musk se produjo pocos días después de que vendiera acciones de Tesla valuadas en 8.500 millones de dólares, como parte de la financiación de su compra de Twitter por valor de 44.000 millones de dólares.

Business Insider destacó que “no es la primera vez que el hombre más rico del mundo comparte consejos de inversión”, ya que a principios de este año, Elon Musk dijo que era generalmente mejor poseer cosas físicas como una casa o acciones de empresas que dólares “cuando la inflación es alta”.