Los recientes avances en las tecnologías disponibles para el desarrollo web han sido un elemento clave para democratizar el acceso a las operaciones en las bolsas de valores. Cada vez es mayor la cantidad de brókers financieros que ofrecen sus servicios a través de aplicaciones web.

Además, el constante aumento de las tasas de inflación en el mundo crean un incentivo para que muchos consideren realizar operaciones financieras para resguardar el valor de sus ahorros. Con tantas opciones disponibles en el mercado, es natural la búsqueda de la mejor aplicación de comercio que se adapte a las necesidades particulares.

¿Qué criterios seguir para escoger un bróker financiero que ofrezca un servicio alineado con las expectativas que se suelen tener sobre este tipo de servicio? Antes de invertir, conviene tomar estas medidas para evitar sorpresas.

1. Verificar la legalidad del bróker

Con la gran cantidad de opciones disponibles en la web ofreciendo servicios financieros es muy fácil toparse con alguien dispuesto a cometer fraude. De ahí que existan diferentes entes reguladores cuyo objetivo sea proteger a los inversionistas.

Es de suma importancia asegurarse que el bróker financiero a usar esté debidamente registrado con alguna organismo que los regule. De esta manera, la inversión queda garantizada en casos de disputa.

Lo más conveniente para asegurar la inversión en estos casos es revisar el sitio web de los organismos a los cuales el bróker dice estar adscrito y buscar su nombre para constatar que, efectivamente, está registrado.

 

2. Gestionar el perfil de riesgo

La aversión al riesgo es diferente en cada individuo. Antes de realizar cualquier operación financiera es importante evaluar cuánto se está dispuesto a perder.

Fijar las expectativas en torno a las posibles pérdidas ayuda a tomar mejores decisiones financieras. Una de las formas para lograr conseguir expectativas reales es informarse sobre los riesgos asociados con las operaciones financieras.

El mercado forex puede ser muy volátil, especialmente si se usan instrumentos como los CFDs. Al conocer cuánto se está dispuesto a perder en cada transacción se podría establecer un techo máximo de pérdidas y así evitar sorpresas.

3. Evitar decisiones basadas en la emoción

Aunque es cierto que las transacciones en la bolsa con activos financieros puede ayudar a mejorar la situación económica de cualquier inversor, también está garantizado que las pérdidas estén a la orden del día.

El problema está en que las pérdidas se sienten con mayor intensidad que las ganancias. No se siente lo mismo ganar un 10% sobre una inversión financiera que perder ese mismo porcentaje en las posiciones abiertas.

Un buen inversor se guía a sí mismo con una mente estoica para aprovechar las ganancias cuando ocurren y aceptar las pérdidas del día. Algunos suelen promediar su posición en un intento por recuperarse de las pérdidas conseguidas y sólo consiguen perder aún más.

Lo mejor es apuntar a una cartera diversificada que compense las posibles pérdidas con las ganancias.

4. Crear un plan de inversión

Como ocurre con cualquier proceso de acción donde la complejidad está garantizada, y el mercado es un gran ejemplo de ello, tener un plan facilita el alcance de los objetivos establecidos.

Antes de considerar el uso de un bróker financiero hay que determinar los puntos de entrada y salida, qué títulos financieros se van a  negociar y cuánto se está dispuesto a invertir. También podría servir el uso de rangos de precios para guiar las decisiones.

Invertir en la bolsa sólo aquellos recursos por los cuales se está dispuesto a perder garantiza la estabilidad emocional y hace que las ganacias sean una agradable sorpresa.