El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asistió este miércoles por la noche a una vigilia por las víctimas de la violencia con armas en el país.

El evento se llevó a cabo una semana antes del décimo aniversario del tiroteo en la escuela Sandy Hook de la localidad de Newtown, Connecticut.

Biden aprovechó la ocasión para pedir la prohibición de las armas de asalto, y dijo que la medida es "básicamente de sentido común".

La vigilia, patrocinada por la Fundación de la Alianza de Acción de Newtown, se lleva a cabo todos los años desde 2013 tras el tiroteo en Sandy Hook que dejó un saldo de 20 niños y seis adultos muertos.

"Para este diciembre, más de un millón de estadounidenses morirán o resultarán heridos por armas de fuego desde la tragedia del tiroteo en Sandy Hook", indicó la organización.

Estados Unidos ha sufrido una serie de tiroteos masivos de gran repercusión mediática este año. El mes pasado, un gerente del turno nocturno en un Walmart en Chesapeake, Virginia, abrió fuego dentro del supermercado, matando a seis personas e hiriendo a otras cuatro antes de quitarse la vida.

Días antes, un hombre armado acabó con la vida de cinco personas e hirió a otras 19 con un rifle AR-15 en un club nocturno de Colorado Springs, Colorado.

Fuente Xinhua