El Gobierno de Brasil anunció que prevé recortar más de 2.800 millones de dólares (el equivalente a 13.500 millones de reales brasileños) de los presupuestos de educación, ciencia, tecnología y salud para destinarlos a incrementar los salarios de la Policía Federal.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pretende dar cumplimiento así a una promesa que realizó durante la campaña para las anteriores elecciones, informó el diario 'O Globo'. Y hacerlo a cinco meses de las próximas elecciones presidenciales, en las que el líder de ultraderecha se enfrentará con el dirigente de la izquierda y ex presidente brasileño Lula Da Silva.

El mandatario superó las expectativas respecto del recorte, ya que en un principio este no iba a superar los 1.800 millones de dólares, ya que el planteo inicial era subir solo parte de los salarios dentro del cuerpo policial para equiparar diferentes categorías profesionales. No obstante, Bolsonaro decidió aumentar en bloque un 5% los salarios de todos los policías.

"Hay críticas y amenazas de paros en otros sectores, lo más variados posible. ¿Cuál es la tendencia? Es 5 por ciento para todos", explicó el presidente en declaraciones publicadas por 'Folha De S.Paulo'. El anuncio de incrementos salariales llegan apenas días después de que el líder del Ejecutivo tildara de "valientes guerreros" a los agentes que participaron de la masacre policial en Río de Janeiro, que se cobró 25 muertos y seis heridos.

Críticas

Para sostener este aumento del salario de la Policía Federal, algunas áreas -como educación, salud y defensa- han tenido que recortar el presupuesto estatal, según han detallado técnicos del equipo económico del Ejecutivo brasileño. El Ministerio de Educación, así como todos los organismos vinculados a dicha cartera, como institutos federales y universidades, recibirán, por tanto, 660 millones de dólares menos del presupuesto estatal.

La cartera de Ciencia y Tecnología también se verá afectada. La CNI (Confederación Nacional de la Industria) ha protestado contra el recorte de 600 millones de dólares en el área, calificando de "errónea" la decisión, según ha recogido 'Folha De S.Paulo'.

El Ministerio de Salud, por su parte, tendrá un recorte de 520 millones de dólares, que se verá reflejado en la financiación y en las inversiones de la sanidad brasileña. Para no violar la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), el presidente brasileño deberá adelantar sus propuestas para luego obtener su aprobación en el Congreso Nacional, como muy tarde, a principios de julio.