El rechazo al proyecto de nueva Constitución en Chile se imponía con 62,55% de los votos contra 37,45% de aprobación, según los resultados oficiales difundidos esta noche por la autoridad electoral cuando se había computado 48% de las mesas.

El primer boletín del Servicio Electoral (Servel) marcó ventaja para el Apruebo, con 52,52% de los votos y 0,83 de las mesas escrutadas -la mayoría de ellas, del exterior- pero ya en el segundo había pasado al frente el rechazo, con 54,90% de los sufragios y 1,54% de las mesas relevadas.

De los votos computados, 97,96% fueron válidos; 1,46%, nulos, y 0,58%, en blanco, según los datos del Servel publicados en su sitio web.

Los chilenos fueron hoy a las urnas para decidir en plebiscito si aprueban o rechazan el proyecto de Constitución elaborado con el fin de sustituir la carta magna vigente, sancionada durante la última dictadura (1973-90).

Anticipo

Las encuestas venìan anticipando una desaprobación mayoritaria para la propuesta.

Alrededor de 15 millones de chilenos y chilenas estaban habilitados para votar sobre el proyecto de nueva Constitución que buscaba poner fin a la escrita durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

En caso de ganar el rechazo, como anticipaba el consenso de las encuestas, el texto pinochetista seguirá vigente. 

La propuesta de nueva Constitución, escrita por 154 convencionales constituyentes elegidos con la participación de los pueblos originarios, busca establecer en sus 388 artículos en 178 páginas un Estado de bienestar en el país.

Propuesta

Entre los cambios principales, Chile pasaría de ser una “república democrática” a una “democracia paritaria”, asegurando que las mujeres ocupen al menos el 50% de todos los órganos del Estado.

También define al país como un Estado Plurinacional e Intercultural, con el reconocimiento de 11 pueblos, que tendrían sus respectivas autonomías regionales indígenas y sistemas jurídicos de los pueblos indígenas con respeto a la Constitución.

El nuevo texto propone cambios en el Sistema Político, permitiendo al presidente ser reelegido por una vez, la eliminación del Senado que será reemplazado por una Cámara de las Regiones, que tendrá menos poder y la facultad de elaborar leyes acotadas a acuerdos regionales, mientas que la cámara baja pasaría a llamarse Congreso de Diputados y Diputadas y tendría mayor poder en la formación de leyes, lo que da cuenta de dos cámaras con poder asimétrico.

Nuevos derechos

Con la nueva propuesta Chile se define como un “Estado Social y Democrático de Derecho”, garantizando derechos sociales, como educación, salud, vivienda, trabajo y pensiones.

También propone cambios con respecto al aborto, ya que indica que el Estado debe asegurar las condiciones para un embarazo, parto y maternidad voluntarios y protegidos, y para una interrupción voluntaria del embarazo.

Cualquiera sea el resultado el proceso constitucional seguirá su rumbo, ya que de aprobarse deberá implementarse con leyes que legisle el actual Congreso, que está dividido casi a la mitad entre fuerzas de derecha e izquierda, y en caso de rechazarse, los parlamentarios deberían buscar un nuevo camino constitucional.