El Fondo Monetario Internacional ( FMI) destacó que, "más allá de su impacto humanitario inmediato y trágico", la guerra entre Rusia y Ucrania "frenará el crecimiento económico y aumentará la inflación", que ya había empezado a acelerarse con la pandemia del coronavirus. Por lo tanto, las proyecciones fueron corregidas a la baja con una estimación del 3,6% anual tanto en 2022 como en 2023

Sin embargo, el organismo elevó las proyecciones de incremento del PBI para la Argentina en 4% para 2022, un punto porcentual más de lo previsto en enero pasado, mientras que el ministro de Economía, Martín Guzmán, arribó este martes a Washington para participar de la asamblea de primavera del FMI y del Banco Mundial que sesionará entre jueves y viernes.

Los datos se desprenden del último informe de Proyecciones Económicas Globales (WEO, sus siglas en inglés) que se dieron a conocer de la mano de Pierre-Olivier Gourinchas, el nuevo economista jefe del  FMI, de la Universidad de Berkeley, quien sucedió en el cargo a Gita Gopinath.

"Los efectos de la guerra se propagarán a lo largo y ancho, aumentando las presiones sobre los precios y exacerbando importantes desafíos políticos. Esta crisis se desarrolla incluso cuando la economía mundial aún no se ha recuperado por completo de la pandemia", explicó Gourinchas.

Inflación: principal problema global

En esa línea, Gourinchas aclaró que "incluso antes de la guerra, la inflación en muchos países había estado aumentando debido a los desequilibrios entre la oferta y la demanda y el apoyo de las políticas durante la pandemia, lo que provocó un endurecimiento de la política monetaria".

De todos modos, el economista advirtió que las medidas para contener la escalada inflacionaria "no deberían impedir que los gobiernos brinden apoyo bien dirigido a las poblaciones vulnerables, especialmente a la luz de los altos precios de la energía y los alimentos".

Pierre-Olivier Gourinchas, el nuevo economista jefe del FMI

En ese marco, el Gobierno anunció bono para los jubilados, monotributistas y trabajadores informales, mientras que Guzmán en Washington deberá rendir cuentas sobre las metas fijadas en el acuerdo en el marco del plano fiscal, monetario y de las reservas internacionales para el primer trimestre.

Por otra parte, el FMI estimó que el crecimiento global "podría ralentizarse aún más, al tiempo que la inflación podría superar las proyecciones si, por ejemplo, las sanciones se extienden a las exportaciones de energía rusas".

FMI: perspectivas de crecimiento mundial 

El mundo cambió completamente desde el último informe del organismo de crédito multilateral en enero pasado, un mes antes del estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania que puso en jaque a la economía europea. 

Además, Gourinchas consideró que los "bloqueos en China podrían causar nuevos cuellos de botella en las cadenas de suministro globales".

"En comparación con nuestro pronóstico de enero, hemos revisado a la baja nuestra proyección de crecimiento global a 3,6% tanto en 2022 como en 2023. Esto refleja el impacto directo de la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia, y se prevé que ambos países experimenten fuertes contracciones", analizó el informe.

La perspectiva de crecimiento de este año para la Unión Europea se corrigió a la baja en 1,1 puntos porcentuales debido a los efectos indirectos de la guerra, lo que "la convierte en el segundo mayor contribuyente a la revisión general a la baja".

Según Gourinchas, la guerra "se suma a la serie de shocks de oferta que han afectado a la economía mundial en los últimos años" que se propagaron a través de los mercados de productos básicos, el comercio y los vínculos financieros dado que Rusia es un "importante proveedor de petróleo, gas y metales y, junto con Ucrania, de trigo y maíz".

"En cuestión de unas pocas semanas, el mundo ha experimentado una vez más una gran conmoción. Justo cuando se vislumbraba una recuperación duradera de la pandemia, estalló la guerra, lo que podría borrar los avances recientes. Los numerosos desafíos a los que nos enfrentamos exigen medidas de política acordes y concertadas a nivel nacional y multilateral para evitar resultados aún peores y mejorar las perspectivas económicas para todos", concluyó Gourinchas.