El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este jueves que indultará a todos los condenados por posesión de marihuana, una medida que beneficiará a 6.500 personas con condenas federales previas y miles de personas acusadas en virtud del código penal del Distrito de Columbia y que allana el camino para la legalización de la marihuana en un futuro próximo.

Nadie debería estar en la cárcel solo por usar o poseer marihuana. Enviar a personas a prisión por posesión de marihuana alteró demasiadas vidas y encarceló a personas por conductas que muchos estados ya no prohíben”, dijo Biden en un comunicado que describe las nuevas acciones de la administración. “Es hora de corregir estos errores”, aseguró. 

Para el mandatario estadounidense, "los antecedentes penales por posesión de marihuana también impusieron barreras innecesarias al empleo, la vivienda y las oportunidades educativas". “Y aunque los blancos, los negros y los morenos consumen marihuana a un ritmo similar, los negros y los morenos fueron detenidos, procesados y condenados a tasas desproporcionadas”, criticó.   

La decisión fue calificada como histórica por el USA Today, mientras que el Chicago Tribune consideró que los indultos ponen al Gobierno a la par de grandes ciudades como Nueva York, que vienen moviéndose hacia la despenalización de las detenciones por marihuana de bajo nivel durante años. Sin embargo, hay una gran división en el país, ya que algunos departamentos de policía creen que la droga conduce a delitos más graves, e ignorar los delitos menores envalentona a los delincuentes.

18 de los 50 estados de EE.UU. legalizaron el uso recreativo de la marihuana

Indultos a los condenados por marihuana 

Según la Casa Blanca, actualmente nadie se encuentra en una prisión federal únicamente por “simple posesión” de la droga, pero el indulto podría ayudar a miles a superar los obstáculos para alquilar una casa o encontrar un trabajo.

“Hay miles de personas que tienen condenas federales previas por posesión de marihuana, a quienes como resultado se les puede negar empleo, vivienda u oportunidades educativas”, dijo. “Mi acción ayudará a aliviar las consecuencias colaterales derivadas de estas condenas”, consignó.

Biden también instó al secretario de Salud y Servicios Humanos y al fiscal general de Estados Unidos a revisar cómo se programa la marihuana según la ley federal. Reprogramar la droga reduciría o potencialmente eliminaría las sanciones penales por posesión. De todas formas, el mandatario aclaró que a medida que el gobierno y muchos estados relajan las leyes sobre la marihuana, deberían mantener las limitaciones al tráfico, la comercialización y las ventas a menores.

Marihuana en Estados Unidos

Según un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la marihuana es la droga ilegal a nivel federal más comúnmente consumida en los Estados Unidos: 48,2 millones de personas, o alrededor del 18% de las personas del país, consumieron marihuana al menos una vez en el 2019.

Hoy, 18 de 50 estados de Estados Unidos, más la capital Washington, legalizaron el uso recreativo de la marihuana, mientras que 37 tienen normativas sobre el cannabis medicinal. Pero dado que la droga sigue siendo una sustancia controlada a nivel nacional, todos los involucrados están todavía técnicamente violando la ley del país.

La prohibición hace difícil el acceso a servicios bancarios, detiene el financiamiento federal para la investigación sobre marihuana médica, previene el comercio interestatal y la regulación federal sobre las mejores prácticas y protocolos para la marihuana, informó France24.

Después de que Canadá legalizara completamente el cannabis en 2018, funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos comenzaron a emitir prohibiciones de entrada de por vida para los canadienses que respondieran "sí" al ser interrogados en puntos de control sobre si habían consumido la droga alguna vez.

En abril de este año, la misma agencia emitió una advertencia a los residentes de Nuevo México de que seguiría persiguiendo a los infractores atrapados con la sustancia en las autopistas, incluso después de que el estado la haya legalizado.