Los legisladores israelíes aprobaron disolver la Knéset, el Parlamento del país, y convocar a nuevas elecciones, las quintas en tres años y medio, informó The Times of Israel. La decisión fue aprobada con 92 votos a favor y ninguno en contra.

El ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, asumirá el cargo de primer ministro interino hasta los nuevos comicios, que tendrán lugar el 1 de noviembre. Mientras, Naftali Bennett, quien anunció que no se presentará a los próximos comicios, será el primer ministro suplente.

Por su parte, el líder de la oposición y ex primer ministro, Benjamin Netanyahu, culpó al Gobierno de Bennett por el incremento de los precios y el alto costo de vida.

El líder del derechista partido Likud, prometió intentar formar un Gobierno que "ponga de nuevo al país en el camino que le corresponde".

Polarización

El presidente del Parlamento, Mickey Levy, afirmó que la ahora disuelta 24.ª Knéset estaba "polarizada" y el odio en su seno "alcanzó nuevas cotas".

"Esta Knéset era una Knéset muy compleja. Una Knéset polarizada que funcionó durante un cambio de gobierno, en el que una oposición se convirtió en una coalición y una coalición se convirtió en una oposición", declaró ante la cámara. "Desgraciadamente, el discurso abusivo y el odio también alcanzaron cotas que no conocíamos en esta casa", lamentó.

Al mismo tiempo, mencionó varios éxitos protagonizados por la coalición de gobierno, entre ellos, que el Parlamento logró aprobar un presupuesto después de tres años, así como "innumerables leyes importantes para el bien público". Además, la Knéset gestionó la pandemia y volvió a funcionar tras una "prolongada parálisis" provocada por cuatro elecciones en un lapso de dos años, dijo.

"Espero que aprendamos de los errores de la 24.ª Knéset y que aprendamos a gestionar nuestras disputas de forma correcta y con naturalidad en la próxima", concluyó.

Sondeos

Las encuestas de opinión pública en Israel indican que el partido derechista Likud lidera la intención de voto, pero sin alcanzar el umbral de 61 votos de los 120 necesarios para formar Gobierno.

Sus posibilidades de formar Gobierno dependerán de las alianzas que pueda alcanzar y del resultado electoral de sus socios ultraortodoxos y ultraderechistas. En las votaciones anteriores no consiguieron los escaños necesarios para formar la coalición de más de 60 diputados.

Lapid se ubica segundo en las encuestas y se perfila como líder del bloque anti-Netanyahu, que ha presentado profundas dificultades para gobernar en conjunto durante el último año.

noticias relacionadas