El expresidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva, mantiene un 47% de la intención de voto frente al 28% que obtendría el actual mandatario ultraderechista, Jair Bolsonaro, que se presenta a la reelección. Una ventaja que permanece prácticamente estable desde que el dirigente del PT anunció su candidatura a la Presidencia, según el último sondeo de la encuestadora Datafolha a 100 días de los comicios presidenciales.

Esa amplia ventaja de 19 puntos le permitiría ganar las elecciones del 2 de octubre en la primera vuelta, si se excluye el 7% de los votos blancos y nulos señalados por la firma demoscópica y que la Justicia Electoral no tiene en cuenta para el cómputo final. En este sentido, Lula ganaría en la primera vuelta con un 53% de los votos frente a un 32% de Bolsonaro.

En tercer lugar se situaría el líder laborista Ciro Gomes (PDT), con un 8% (7% en mayo), mientras que otros diez candidatos se encuentran en el pelotón del 2% para abajo. Entre ellos está la senadora Simone Tebet (MDB), nombre en torno al cual se organizó la llamada tercera vía y que obtendría el 1%.

La distancia del resto de aspirantes respecto a Lula da Silva y Jair Bolsonaro evidencia la fuerte polarización entre ambos.

Rechazo

El resultado va en línea con el resto de encuestas publicadas hasta ahora, que también prevén una victoria holgada del expresidente progresista, en momentos en que la popularidad de Bolsonaro se resquebraja en diversos frentes.

Otra encuesta de Datafolha muestra que la reprobación de Bolsonaro por parte de la ciudadanía se mantiene en casi el 50%, lo que significa que el excapitán del Ejército sigue siendo el jefe de Estado peor evaluado a estas alturas de mandato desde el regreso de la democracia al país en 1985, tras el fin de la dictadura militar.

Sin embargo, ese 47% de reprobación es inferior al 53% que alcanzó el pasado diciembre y supuso su récord negativo desde que asumió el poder el 1 de enero de 2019.