En la inauguración de una Conferencia Internacional de Expertos para la Reconstrucción de Ucrania en Berlín, el canciller alemán y presidente interino del G7, Olaf Scholz, propuso la implementación de un "Plan Marshall para el siglo XXI". Según Scholz, la reconstrucción también ofrece una oportunidad para las próximas generaciones y en ese sentido llamó a desarrollar un país más sostenible.

El Plan Marshall fue un programa patrocinado por Estados Unidos, orientado a la reconstrucción y recuperación de Europa tras la II Guerra Mundial. La idea central fue la  reactivación de las economías regionales afectadas por el conflicto bélico.

De esta manera, Scholz subrayó que el futuro de Ucrania debe configurarse "no solo para los próximos meses, sino para los próximos años" y que, para hacer frente a este reto, "es necesario reunir a inversores privados y estatales de todo el mundo". Asimismo, se refirió a la posibilidad de incluir al país a la UE: "no sólo Ucrania se fortalecería con ello, sino Europa en su conjunto".

Además, prometió que Alemania seguirá proporcionando a Ucrania los sistemas de defensa aérea que necesita con urgencia.

En la misma conferencia, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, planteó que "el Banco Mundial calcula que el costo de los daños será de 350.000 millones de euros y esto es más de lo que un país o una unión puede aportar por sí solo. Necesitamos a todo el mundo". Al mismo tiempo que advirtió: "Debemos garantizar que Ucrania reciba el apoyo que necesita en todo momento".

En esta línea, el jefe del Gobierno polaco, Mateo Morawiecki, se mostró a favor de usar los activos congelados de los oligarcas rusos para la reconstrucción de Ucrania.

El mensaje del presidente alemán en su visita a Ucrania

Frank-Walter Steinmeier, llegó a Kiev en una visita sorpresa, la primera que realiza desde el inicio de la invasión rusa, en donde se reunirá con el presidente Volodimir Zelenski.

Sin embargo, hizo una aparición antes de que inicie la conferencia y señaló: "Mi mensaje a los ucranianos es que no solo estamos de su lado. Seguiremos apoyando a Ucrania, económica, política y también militarmente" y agregó: "No nos olvidemos de cuánto sufrimiento, cuánta destrucción hay. La gente de Ucrania nos necesita", en claro mensaje a sus compatriotas.

"Para mí era importante, especialmente ahora, en esta fase en la que estamos viendo ataques aéreos con drones, misiles de crucero y cohetes, enviar un mensaje de solidaridad a los ucranianos", concluyó.