El Reino Unido atraviesa un momento económico muy difícil debido a las consecuencias de la pandemia del coronavirus, la guerra Rusia-Ucrania, el Brexit y la suba de precios a nivel mundial. Los bolsillos de los británicos sufren como hace mucho tiempo no lo hacían, por lo que el Gobierno buscará aliviar el costo de vida con recortes de impuestos. Y para poder costear estos recortes el primer ministro Boris Johnson ordenó a sus ministros que eliminen alrededor de 90.000 empleos públicos.

Para el mandatario, los empleados públicos deberían reducirse un 20%, y así se los manifestó a sus ministros durante su día libre. Según comentaron fuentes familiarizadas con las charlas a The Guardian, Boris Johnson le pidió a su gabinete volver a los números de 2016, año en que la administración pública comenzó a crecer exponencialmente, pasando de 392.000 a 475.000 empleados en seis años.

Y eso mismo comentó al Daily Mail: “Tenemos que reducir el costo del gobierno para reducir el costo de vida”. En este sentido, sugirió que los miles de millones ahorrados podrían usarse para recortes de impuestos , diciendo: “Cada libra que el gobierno se apropia de los contribuyentes es dinero que pueden gastar en sus propias prioridades, en sus propias vidas”.

Además, ITV News informó que el primer ministro y el canciller elaboraron un plan para comenzar con una congelación de reclutamiento y una nueva regla que prohíbe que las vacantes se cubran sin un permiso especial de los ministros.

Las fuentes no negaron que el recorte radical de los empleos públicos podría usarse para futuros recortes de impuestos. Un portavoz del gobierno dijo: “El primer ministro y los ministros tienen claro que el servicio civil hace un trabajo sobresaliente al atender al público e impulsar el progreso en las prioridades del gobierno".

“Pero cuando las personas y las empresas de todo el país enfrentan costos crecientes, el público espera con razón que su gobierno lidere con el ejemplo y funcione de la manera más eficiente posible”, agregaron las fuentes. 

Rechazo sindical a la propuesta

Mientras se discute un "IFE británico" para paliar los efectos de la inflación, Dave Penman, secretario general del sindicato FDA, en representación de los altos funcionarios, dijo que la expansión del Estado era necesaria para hacer frente a las consecuencias tanto de la pandemia de covid como del Brexit. "Un gobierno serio toma decisiones", dijo a ITV News.

"En última instancia, pueden reducir el servicio civil a los niveles de 2016, pero deben decidir qué debe dejar de hacer el servicio civil como consecuencia. ¿Se recortará la Oficina de Pasaportes, o la Fuerza Fronteriza? ¿O el Departamento de Salud y Asuntos Sociales?", preguntó Penman.

"A menos que tengan un plan serio, es otro truco que acapara los titulares o un temerario corte y quema de los servicios públicos sin pensar ni preocuparse por las consecuencias", cuestionó.