Rusia no suministrará "ni gas, ni petróleo, ni combustible, ni nada" a los países que impongan topes a los precios de sus productos cambiando así los contratos establecidos, advirtió el presidente ruso Vladimir Putin, en el marco del VII Foro Económico Oriental, que se celebra en la ciudad rusa de Vladivostok.

"Hay obligaciones contractuales, contratos de suministro. ¿Va a haber alguna decisión política que contradiga los contratos? Sencillamente, no los honraremos. No suministraremos nada en absoluto si va en contra de nuestros intereses, en este caso, económicos. No suministraremos ni gas, ni petróleo, ni carbón, ni combustible, ni nada", indicó el mandatario, en referencia a la propuesta de los ministros de Economía del G7 (Grupo de los 7 países más industrializados del mundo), de imponer un tope a los precios del petróleo que llega desde Rusia.

Para el mandatario ruso, la medida es "una tontería" y "una decisión que no tiene ninguna perspectiva". "Europa se ha metido en un callejón sin salida" con sus sanciones y lo hizo "bajo presión de los estadounidenses", dijo Putin. "¿Por qué presionan? Porque ellos mismos quieren vender [su gas] a un precio tres veces mayor", subrayó.

Negativa

El titular de la Federación rusa remarcó que quienes tratan de imponer algo a Rusia "no están en condiciones de dictar su voluntad" y deberían entrar en razón: "No entregamos nada fuera del marco de los contratos. No haremos nada impuesto", añadió, advirtiendo a Occidente de que quedaría "congelado" como la cola del lobo en una popular fábula rusa, informó RTenespañol.

"Rusia resistirá la agresión económica, financiera y tecnológica de Occidente. Y la llamo justamente agresión. No se le puede llamar de otra forma", dijo Putin, quien asimismo denunció que la "fiebre sancionadora de Occidente" y sus intentos de imponer "modelos de comportamiento" y privar de soberanía al resto de países son "una amenaza para el mundo".

"No hay nada extraordinario en esto. Es una política que el Occidente Colectivo practica desde hace décadas", precisó.

Sanciones

En su opinión, el catalizador de esos comportamientos es la pérdida de hegemonía de Estados Unidos "en la política y economía mundiales" y la negativa de los líderes occidentales a aceptar la nueva realidad.

Putin acusó a la Unión Europea (UE) de echar a "la hoguera de las sanciones" el nivel de vida, la estabilidad socioeconómica y el desarrollo industrial en aras de la unidad euroatlántica y, en realidad, del "mantenimiento de la dictadura de EE. UU. en los asuntos mundiales".

Al respecto, no descartó que las compañías estadounidenses ocupen en un futuro los nichos que los europeos han perdido en los últimos tiempos.