Estados Unidos continúa golpeado por el tiroteo escolar más reciente en la escuela primaria de Uvalde, en Texas. Y mientras muchos piden desde prohibir las armas hasta, al menos, hacer una revisión más detallada de los antecedentes de cada comprador, en el mismo estado de la masacre más reciente se realizó la reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). De ella participaron figuras políticas muy importantes, tales como el propio gobernador de Texas, Greg Abbott, el expresidente Donald Trump o el comediante Jason Selvig, que logró colarse en el evento y dejar una muy sutil crítica a los defensores de la portación de armas. No todos entendieron la broma y hasta algunos aplaudieron. 

La reunión de la NRA enfrentó complicaciones desde el principio, porque hubo numerosos pedidos de cancelación, ya que no pasaron ni siete días desde la matanza de 21 personas, entre las que había 19 niños, en ese estado y en manos de un tirador. Sin embargo, se celebró con normalidad casi absoluta. Y no fue absoluta por la presencia de Jason Selvig, comediante que forma parte del dúo bromista “The Good Liars” (Los buenos mentirosos), que logró acercarse al micrófono y dirigirse directamente al director ejecutivo del grupo, Wayne LaPierre. 

En su turno, Selvig comenzó con un discurso que sonó comprensivo para la NRA: “Me gustaría decir que estoy harto y cansado de los medios de comunicación de izquierda y, francamente, de la gente en esta sala hoy que difunde información errónea sobre Wayne LaPierre”. “Cada vez que hay un tiroteo masivo, siempre dicen que Wayne LaPierre no está haciendo lo suficiente para detener estos tiroteos masivos, e incluso insinúan que Wayne LaPierre contribuyó a facilitar que estos tiradores obtengan armas”, continuó el supuesto activista.

LaPierre, que forma parte de la NRA desde 1991, lo miraba maravillado: no había recibido muchos elogios ese día. Selvig continuó con su discurso, que pasó a un tono sutilmente irónico: “Lo escuchaste después de Las Vegas. Lo escuchaste después de Pulse Nightclub en Orlando. Lo escuchaste después de Columbine. Lo escuchaste después de Parkland. Lo escuchaste después de Virginia Tech. Lo escuchaste después de Sandy Hook…”, enumeró el comediante, en referencia a los sucesivos tiroteos en Estados Unidos, únicos en el mundo que suceden con tanta frecuencia y magnitud.

Masacre en Texas 2022

“Seguiste escuchando que Wayne LaPierre no está haciendo lo suficiente. Y, francamente, eso no es cierto. La NRA bajo el liderazgo de Wayne LaPierre brindó pensamientos y oraciones a las víctimas y sus familias”, agregó Selvig. LaPierre lo miraba desde lejos, ahora con curiosidad y cierto descreimiento. 

Es que los “pensamientos y oraciones” se convirtieron en un cliché en Estados Unidos, porque los políticos y defensores de las armas los traen de vuelta en sus discursos cada vez que se da un tiroteo, y muchos opositores resaltan que las masacres siguen sucediendo mientras no hay nuevas regulaciones, sino solamente “pensamientos y oraciones”. 

Selvig, buen mentiroso como bien dice el nombre de su dúo cómico, se mantuvo serio durante todo su turno, aún cuando su discurso ya se había vuelto absurdo. “Tal vez estos tiroteos masivos dejarían de ocurrir si todos pensáramos un poco más y oráramos un poco más”, dijo el bromista. “Así que les pido a todos en esta sala que piensen. A orar. Da tus pensamientos y tus oraciones, y tus pensamientos y tus oraciones, y tus oraciones y tus pensamientos”, ironizó.

Como golpe final, Selvig se dirigió directamente a LaPierre: “Así que quiero agradecerte, Wayne LaPierre, por todos tus pensamientos y todas tus oraciones”, concluyó, acompañado de los aplausos de algunos miembros de la NRA.