Aunque todavía "es muy pronto" y tienen "mucho por resolver", Netflix y Microsoft anunciaron que se convertirán en "socios de ventas y tecnología de publicidad global". Juntas, ambas empresas desarrollarán un modelo de suscripción que hace rato que está en los planes de la plataforma de streaming: más barato, pero con anuncios.

"Nuestro objetivo a largo plazo es claro. Más opciones para los consumidores y una experiencia de marca de TV premium mejor que la lineal para los anunciantes. Estamos emocionados de trabajar con Microsoft mientras damos vida a este nuevo servicio", celebró Netflix en un comunicado.

Por su parte, Microsoft publicó en su blog que los especialistas en marketing trabajarán con Microsoft para llevar anuncios al ecosistema de Netflix. “El anuncio de hoy también respalda el enfoque de privacidad de Microsoft, que se basa en la protección de la información de los clientes”, declaró Mikhail Parakhin, presidente de experiencias web de Microsoft.

¿Microsoft en anuncios? Netflix habló con varias corporaciones, entre ellas, Google —uno de los actores más relevantes del sector de la publicidad online—, Magnite —la mayor plataforma de anuncios del mundo—, y FreeWheel —una compañía perteneciente al gigante de las telecomunicaciones estadounidense Comcast—.  "Cada una tiene diferentes soluciones", había asegurado el codirector ejecutivo de Netflix, Ted Sarandos, por lo que debían identificar cuál era la que encajaba en su nueva estrategia.

La decisión final fue Microsoft porque la empresa fundada por Bill Gates satisface todas las necesidades requeridas para trabajar en la nueva suscripción con anuncios. Además, la compañía prometió a Netflix innovar con el paso del tiempo, tanto desde el lado de la tecnología publicitaria como el de las ventas, así como también ofrecer "fuertes protecciones de privacidad" para los usuarios.

A diferencia de Comcast y Google, otras dos empresas supuestamente compitiendo para ayudar con la creación de anuncios, Microsoft no tiene un servicio de video propio que compita con Netflix. Además, a fines del año pasado, Microsoft adquirió Xandr de AT&T cuando la empresa de telecomunicaciones desarmó su pila de medios. Xandr es una empresa de tecnología publicitaria que espera desarrollar tecnología para un mundo "poscookie".

Lo que se viene en Netflix

La plataforma de streaming tuvo una enorme sangría de usuarios a principios de año y culpó al contexto global y a las cuentas compartidas, por lo que decidió pasar a un modelo de suscripción más accesible, pero con anuncios. Además, implementará una herramienta para impedir compartir la cuenta, algo que limita la cantidad de usuarios en alrededor de 100 millones, según Netflix.

El sector presiona cada vez más a la empresa, ya que la competencia es más agresiva debido a inversiones en catálogos de contenidos cada vez más atractivos, y apuestas a rebajar el precio de las suscripciones con alternativas con anuncios, como ya lo hicieron Hulu y HBO Max en Estados Unidos.

La idea de la empresa es poner publicidad antes de fin de año, para evitar más pérdida de usuarios y apuntar a mejores rendimientos. La compañía también está explorando la transmisión en vivo y formas de tomar medidas drásticas contra el uso compartido de contraseñas para ayudar a mitigar la disminución de suscriptores e ingresos.

Netflix no quiere perder más suscriptores

En este sentido, el martes será un día clave para la compañía, ya que ese día se publicarán los resultados del segundo trimestre. Anteriormente, Netflix había estimado una sangría de dos millones de suscriptores, algo que continuó derribando las acciones. De hecho, los títulos de la empresa ya cayeron un 70% en lo que va del año.

Fuera de Netflix, Microsoft también está buscando llevar anuncios a los juegos gratuitos de Xbox. La llegada de la plataforma de streaming es una bendición para la división de publicidad de Microsoft, que aporta el 6% de los ingresos totales de la compañía de software.

El motor de búsqueda Bing, donde Microsoft obtiene ingresos al mostrar anuncios en los resultados de búsqueda, no es tan popular como Google de Alphabet, y en 2015 Microsoft salió del mercado de anuncios gráficos cuando Aol se hizo cargo de esa unidad.