Cuando en 1943, Carlos Vinagre fundó la parrilla La Raya en Piñeyro, Avellaneda, nunca se imaginó que 78 años después seguiría vigente. Recorrió varios barrios: San Cristóbal, Palermo Chico, Palermo Soho, Recoleta y ahora, su nieto sigue la historia y estrena local en Retiro. Desde hace 60 años es famosa “la mesa de La Raya”, un ritual que reúne a amigos y se repite todos los lunes y jueves. La mesa está siempre lista esperando la llegada de los elegidos: periodistas, políticos, empresarios y deportistas. No cualquiera es invitado y sólo dos mujeres se han sentado.

Siempre fue un lugar especial, desde la época en la que abrió en Rivadavia y Charlone, Piñeyro. “En Avellaneda era muy frecuentado por gente del mundo del fútbol, la política y la música. Siempre estaban Aníbal Troilo, Roberto Goyeneche, Adolfo Pedernera, Alfredo Di Stéfano y Julio Grondona, que con el correr de los años fundó una facción interna en  Independiente junto con mi abuelo. A todos les gustaba la forma de cocinar, de preparar las achuras, el cliente confeccionaba y, aún confecciona, la comanda eligiendo cada corte y achura y aclarando en qué punto le gustaba si jugoso o cocido, si quería las mollejas doradas o no, todo lo escribía a mano”, recuerda Claudio, quien siguió la tradición de su padre Roberto “Tito” Codina y su abuelo.

Claudio Codina, dueño de La Raya
Claudio Codina conduce el destino de La Raya, la parrilla fundada en 1943

La historia de La Raya fue siguiendo los vaivenes del país. En 1961, se mudó a Pavón entre La Rioja y Urquiza, un lugar propio. Más cerca de las luces del centro, para estar cerca de muchos de sus clientes. “El periodista Osvaldo Ardizzone venía desde la época de Avellaneda. Era de Banfield y muy amigo de Pedernera, Pipo Rossi, Carlos Cecconato, todos los ídolos de aquella época. Iban cayendo todos a la mesa de mi abuelo y se iniciaba la tertulia. Ardizzone, el doctor Roberto Paladino (histórico médico de Diego Maradona, Carlos Monzón, Ringo Bonavena, Víctor Galíndez, Nicolino Locche, Gabriela Sabatini y el River campeón del mundo en el 86) y Alfio ‘Coco’ Basile eran casi de la familia, luego se sumaron los periodistas Horacio Pagani y Ernesto Cherquis Bialo. En nuestras reuniones todo lo que se hablaba y se habla es off the record”.

Pese a que el fundador no quería saber nada con dejar un lugar propio y empezar a alquilar, el 7 de septiembre de 1995 se mudaron a Ortíz de Ocampo entre Las Heras y Cabello. La decisión fue acertada, por ese entonces lo dirigían Carlos Vinagre, su hija y su nieto Claudio, Tito falleció en 1988. “La década del 90 fue tan espectacular como la del 70 y el ’80, todos los días había gente esperando para entrar. La zona era de un poder adquisitivo muy bueno. Iban siempre Raúl Alfonsín, Susana Giménez, Mirtha Legrand, Mauricio Macri, Gerardo y Hugo Sofovich, estuvo Robert Duvall, Henry Kissinger y Pelé, cada vez que venía al país. Diego Maradona vino muchas veces, igual que Joan Manuel Serrat, Marcelo Tinelli que venía desde la época de Pavón, César Luis Menotti, Claudio Caniggia, Diego Simeone y Oscar Ruggeri. Lionel Messi todavía no vino, me gustaría que venga”, confiesa Claudio Codina.

Maradona en La Raya
Maradona, Basile, Cóppola junto a Claudio Codina en La Raya

El 20 de septiembre de 2013 se mudaron, al día siguiente festejaron los 70 años de La Raya en Malabia y Gorriti, un local que estuvo abierto sólo un año. “Me equivoqué de zona, Palermo estaba muy caliente pero para un público más joven. A fines del 2014, nos mudamos a Ayacucho entre Posadas y Libertador, un edificio de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera. Tenía planta baja y primer piso, pero me dejaron luego sólo la parte de abajo y ya no era lo mismo. El 31 de diciembre de 2018 lo cerramos, alquilé el local de San Martín 1157, frente a plaza San Martín y comencé la obra. La idea era abrir en 2019, se atrasó y fue muy difícil seguir con la pandemia, nos mató. Recién pudimos abrirlo hace unos meses. Mantenemos la carta y ‘la mesa de La Raya’ intacta”, cuenta Codina.

La falta de La Raya en la pandemia afectó a muchos de sus queridos habitúes.  El doctor Paladino falleció el año pasado y no conoció el nuevo local. Extrañaban tanto las reuniones que apenas comenzó la apertura Claudio Codina organizaba las cenas en el Club Palermo y en Damblee Brasserie, hasta que pudo abrir el local de Retiro.

La mesa de La Raya
La mesa de La Raya con Basile, Pagani, entre otros empresarios y amigos

Siempre eran los mismos. Una curiosidad, en “la mesa de La Raya” nunca se incorporaron mujeres. “No es que estén prohibidas, lo que pasa es que hablamos de fútbol y boxeo y estamos acostumbrados a juntarnos entre nosotros. Sólo dos mujeres vinieron a la mesa. Adriana Varela venía siempre cuando estábamos en Ortíz de Ocampo, su padre era amigo de mi abuelo y ella vivía a la vuelta. No se sentaba a cenar, pero si a tomar un café o una copa de champagne. Luciana Rubinska vino dos veces a la mesa para charlar y hacer notas”, explica, como si la mesa tuviera un estricto código de admisión.

La Raya y Claudio Codina su dueño
Claudio Codina y los recuerdos de La Raya en sus 78 años de historia

El ritual volvió a La Raya de Retiro. Un local que tiene dos plantas de 140 metros cuadrados cada una, abierto para 60 cubiertos, pero con un subsuelo que en pocos meses se convertirá en un club privado. “La idea es que en el club nos juntemos a ver los partidos, las peleas de boxeo, reuniones para quienes necesiten privacidad. El restaurante parrilla tiene fotos en las paredes de todos nuestros amigos. La expectativa es grande, hay mucha gente que no sabe que volvimos”.

Cuánto sale comer en La Raya

El costo del cubierto en La Raya promedia los $3000 a los $4.500, depende mucho del vino elegido. Las etiquetas arrancan en los $1.500.

Con la misma mística de siempre, La Raya reabrió después de estar tres años cerrada. “Para mí es un honor seguir y que aquellos que han sido amigos de mi abuelo y de mi padre me acepten como amigo”, cuenta emocionado Claudio Codina, tercera generación de gastronómicos.

Osvaldo Ardizzone en La Raya
El reconocido periodista Osvaldo Ardizzone con el dueño y amigos en en La Raya

Más notas de

Graciela Moreno

Uno de los shopping más lujosos del mundo está en Lusail, donde se jugará la final del Mundial

Place Vendôme, uno de los shoppings más lujosos de Qatar

Crece la demanda de zapatillas y la apuesta a la integración nacional

Fabricante de calzado deportivo invierte para crecer

El histórico bar La Puerto Rico reabre después de dos años

El bar La Puerto Rico reabre el lunes 5 de diciembre

Cuánto cuesta hacer enoturismo y probar experiencias en las bodegas mendocinas

Los jóvenes será uno de los targets más buscados por las bodegas mendocinas

El lujoso piso 14 del edificio Kavanagh vuelve a salir a la venta o alquiler en marzo

El cotizado piso 14 de de Corina Kavanagh vale 2,9 millones de dólares

El sector de la indumentaria planea exportar por 1.000 millones de dólares anuales y sumar 160.000 trabajadores

La indumentaria busca crecer y exportar como la industria del vino

Confitería La Ideal: cuánto cuesta un café, la merienda y una cena

Todo lo que hay que saber antes de entrar a la Confitería La Ideal

Un marketplace que vende productos usados abre su primer local

Con una inversión de 200.000 dólares MaquinAr abrió su primer local  y taller

Volvió la Confitería La Ideal: estuvo cerrada para su restauración desde 2017

Volvió la Confitería La Ideal, el arquitecto Alejandro Pereiro y Francisco Bustuoabad, el gerente general

Belgrano tendrá su primer café de gatos, se suma a los de Almagro y Rosario

Tres jóvenes orientales abren Nekofi en Viaviva, en el Barrio Chino de Belgrano