Desde que Elon Musk anunció la compra de Twitter, comenzaron a aparecerle una serie de problemas de distinta índole. Esta vez, al hombre más rico del mundo padeció la pérdida de 10.000 millones de dólares en acciones de Tesla luego de que trascendieran supuestas denuncias de agresiones sexuales en su contra.

Según un informe de la prensa estadounidense, SpaceX, la empresa aeroespacial fundada por Musk, pagó a una azafata USD 250.000 para resolver una demanda por conducta sexual inapropiada contra Musk en 2018.

Musk negó los cargos y los atribuyó al impacto político que generó su maniobra para adquirir Twitter: "Los ataques en mi contra deben verse a través de una lente política, esta es su jugada de manual (despreciable), pero nada me impedirá luchar por un buen futuro y el derecho a la libertad de expresión", respondió el magnate. 

Las acciones de Tesla se estrellaron 

Eso no evitó que las acciones de Tesla, su única compañía que cotiza en Bolsa, se desplomaran. La fortuna de Musk alcanzaba el jueves un valor de USD 212.000 millones, según Bloomberg. Tras conocerse la noticia de las acusaciones el jueves por la noche, su riqueza cayó a unos 201.000 millones de dólares el día siguiente. 

El escándalo sexual es solo una parte de una tendencia hacia la baja de su riqueza. El “valor” de Musk retrocede USD 69.000 millones en lo que va del año, en medio de la caída generalizada de los índices de Wall Street y el particular golpe que han sufrido empresas tecnológicas como la que conduce el megamillonario.

Solamente la semana pasada, las acciones del fabricante de automóviles eléctricos que supo erigirse en la automotriz más valiosa del mundo cayeron un 14%, eliminando unos USD 110.000 millones de su capitalización bursátil.

Musk se encuentra armando un "Departamento de litigios" para Tesla

Más problemas para Musk

Por si fuera poco, el viernes se estrenó un nuevo documental, “Elon Musk’s Crash Course”, en el que se analiza la respuesta de Musk a los accidentes automovilísticos que supuestamente fueron causados por el mal funcionamiento de la función de piloto automático en los coches de Tesla.

Ese mismo día, Musk dijo en Twitter que estaba creando un “Departamento de litigios duro” en Tesla que le reportará directamente a él. De hecho, dijo que estaba buscando candidatos para el puesto que fueran agresivos y no se echaran atrás.