El presidente Alberto Fernández responsabilizó a la policía de la Ciudad de Buenos Aires de generar "violencia institucional" al colocar un vallado en las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta y pidió que "cese el hostigamiento" contra Cristina Fernández de Kirchner 

 
 
 

"Expreso mi más enérgico repudio a la violencia institucional desatada por el Gobierno de la Ciudad frente a una masiva manifestación de ciudadanas y ciudadanos expresándose en libertad y en democracia, sostuvo el jefe de Estado.

El presidente agregó que "las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y sus fuerzas de seguridad deben trabajar para cuidar la seguridad ciudadana evitando crear contextos de hostilidad ante masivas movilizaciones".

También pidió que "la dirigencia opositora cese expresiones provocativas y violentas y permitan que todos los actores se expresen responsablemente para garantizar la paz social".

 

Incidentes en Recoleta 

El pronunciamiento del Presidente se produjo luego de los incidentes en la cercanía del domicilio de la expresidenta que comenzaron luego de que un grupo de manifestantes tumbara las vallas que por la mañana fueron dispuestas por efectivos policiales, y lanzaron agua desde camiones hidrantes y gases lacrimógenos sobre la multitud.

El diputado bonaerense Matías Molle, el exlegislador provincial Facundo Tignanelli y el periodista y funcionario bonaerense Fabián "Conu" Rodríguez también resultaron apresados por la Policía de la Ciudad. Más tarde, la Policía porteña informó que todos los detenidos habían sido liberados, mientras los uniformados se retiraban del lugar y los manifestantes lograron posicionarse en la calle Juncal, donde se había montado una vigilia desde el lunes a la noche.

La vicepresidenta en sus redes sociales se pronunció sobre este operativo dispuesto por el Gobierno porteño y manifestó que "La lógica del Sr. Larreta es la misma lógica del partido judicial".

"Para los macristas: cuidado y protección. Para los peronistas: vallas, infantería de la Policía de la Ciudad y hasta palos, gas lacrimógeno y gas pimienta como la noche del lunes. Nunca fueron ni serán democráticos", remarcó la Vicepresidenta.

El traslado del lugar de la marcha que iba a realizarse en parque Lezama fue decidido por el presidente del Partido Justicialista porteño, Mariano Recalde, en su cuenta de la red social Twitter donde escribió: "Se suspende el acto de hoy en Parque Lezama. Las vallas de Larreta no van a frenar el apoyo a Cristina. Todos a la Plaza de Juncal y Paraná. Todos con Cristina".