El presidente Alberto Fernández reclamó a las firmas Alimenticias "no haber desacoplado los precios internacionales de los precios internos de los alimentos", en un contexto donde la guerra entre Rusia y Ucrania provocó un incremento a nivel a mundial del valor de los commodities, y aseguró que "es una indecencia beneficiarse con una guerra en el siglo XXI".

El jefe de Estado participó con un mensaje grabado en la apertura del encuentro que celebró los 20 años de la Asociación Empresaria Argentina ( AEA), donde se congregaron los principales empresarios del país, en tanto la clausura estará a cargo del ministro de Economía, Martín Guzmán.

"No hemos logrado que las productoras de alimentos se asocien al conjunto de los argentinos y desacoplen suficientemente los precios internacionales de los precios internos", explicó Fernández luego de señalar: "Muchos creen que esta guerra es una gran oportunidad para Argentina porque está haciendo subir los precios de aquellos que la Argentina tiene". 

En ese sentido, enfatizó que es una "indecencia beneficiarse con una guerra en el siglo XXI", al tiempo que destacó que "la Argentina gana relativamente porque los precios internacionales que crecen, son precios que crecen internamente", haciendo referencia a la inflación que se encamina a terminar el 2022 en torno al 70% anual.  

 

Por el contrario, el Presidente sostuvo que el conflicto entre Rusia y Ucrania está "condenando" al mundo "a un mal presente", aunque señaló que "presagia un gran futuro para la Argentina" si se aprovecha para profundizar en otros sectores.

"La Argentina, si sabe aprovechar esta ventana de oportunidad, puede ser un gran productor de energía" afirmó el mandatario, quien pidió "sacar la ley de agroindustria", ya que el país puede "ser también un gran productor de alimentos" para personas y "no tanto para alimentar animales".

"Es uno de los desafíos de la sociedad porque el mundo que viene por delante, es un conjunto de oportunidades en un mundo muy lastimado que está revisando el sentido mismo de la globalización", subrayó.  

En esa línea, Fernández destacó que "está costando terminar con la desigualdad", ya que "un número muy importante de argentinos no han logrado captar" las "ganancias que se están dando", y reclamó a los empresarios "responsabilidad en un contexto de guerra" y "reglamentar adecuadamente la distribución del ingreso"  

El mensaje grabado el presidente a los empresarios de AEA

FMI y deuda privada

En el mismo mensaje ante los empresarios de AEA, el Presidente señaló que, durante la pandemia de coronavirus, el Gobierno logró sortear "dos obstáculos muy grandes: el obstáculo de la deuda con acreedores privados y el de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI)".

"En el primero de los casos, garantizamos que los argentinos al cabo de diez años, ahorren USD 38.000 millones", remarcó el mandatario respecto al acuerdo con los bonistas privados.

Respecto del acuerdo con el FMI, indicó que "durante los próximos cuatro años el país no tendrá que afrontar ninguna de las obligaciones que el gobierno anterior había contraído", en referencia a la deuda por más de USD 44.000 millones contraída por la gestión de Mauricio Macri en 2018.

En ese sentido, Alberto Fernández reiteró que "hubiera sido imposible" el pago de USD 19.000 millones este año "con una guerra desatada en el mundo, que ha complicado los precios de la energía y que ha puesto en crisis el sistema alimentario mundial".