La justicia solicitó un nuevo intento por acceder a la información del teléfono de Fernando Sabag Montiel, detenido y acusado por el intento de magnicidio contra la Cristina Fernández de Kirchner. Se trata de un procedimiento que podría resultar exitoso, pero de no concretarse, la información se borrará definitivamente.

El teléfono de Sabag Montiel fue secuestrado la misma noche del atentado junto a otras de sus pertenencias, pero en la madrugada del 3 de septiembre el dispositivo se reseteó a su estado original de fábrica, lo que implicó la pérdida de información clave para la investigación.

Los datos surgen del informe de pericia realizado por la Gendarmería a pedido del fiscal Carlos Rívolo y ordenado por la jueza María Eugenia Capuchetti para establecer qué sucedió con el teléfono. El pasado lunes la magistrada denunció a los peritos de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que intervinieron en la manipulación del celular en el proceso de extracción del contenido.

La causa del reseteo fue definida por Gendarmería como una "errónea manipulación del dispositivo", como resultado de una supuesta cadena de errores en la manipulación e inutilización del aparato. La PSA realizó otras pericias para recuperar el contenido de la nube, pero las herramientas para la recuperación de la información se vieron casi agotadas.

En ese contexto, la fiscalía optó por una técnica propia del programa UFED Premium, de la empresa israelí Celebrite, que implica un alto riesgo, ya que de no concretarse de manera exitosa, la información se borrará definitivamente. 

A modo de garantizar el resultado esperado, se realizará el mismo procedimiento con otro dispositivo del mismo modelo para estudiar de manera precisa el recorrido en la recuperación del contenido. 

Denuncia por la pérdida de la información del teléfono de Sabag Montiel 

La pérdida de la información del teléfono de Sabag Montiel es uno de los principales cuestionamientos de Cristina Kirchner, a través de los abogados Marcos Aldazábal y José Ubeira, contra la jueza Capuchetti.

Sin embargo, esta última medida que determinó la justicia cuenta con la conformidad de los abogados de la querella, por lo que la jueza Capuchetti solicitará a Gendarmería la confirmación de que cuenta con el programa indicado para realizar la extracción de datos.

La ruta del celular de Sabag Montiel

Tras ser secuestrado en la misma noche del intento de magnicidio, el celular de Sabag Montiel fue llevado al despacho de la jueza, quien ordenó que expertos de la Policía Federal extrajeran su contenido mediante la aplicación de un programa muy utilizado en causas judiciales. 

Tras no poder obtener el contenido en Comodoro Py, la jueza recibió una información que indicaba que la Policía de Seguridad Aeroportuaria disponía de una versión actualizada del programa y que allí podría extraerse el contenido. Fue así que el aparato viajó hacia el laboratorio de la PSA en Ezeiza en un vehículo conducido por un custodio personal de la jueza y acompañado por uno de sus secretarios letrados.

El celular llegó en un sobre abierto, sin la cadena de custodia adecuada al laboratorio de la PSA en Ezeiza, donde los técnicos dejaron constancia de esa situación e intentaron acceder al contenido, pero no pudieron hacerlo y el aparato se reseteó a su estado original de fábrica.