Los cinco iraníes y 14 venezolanos que llegaron a la Argentina hace dos semanas a bordo del avión de la empresa Emtrasur permanecerán con la prohibición de salida del país sin "ninguna otra restricción". Además, la fiscalía y el juzgado dejaron trascender su malestar por la filtración del contenido del celular del piloto iraní de la aeronave, Gholamreza Ghasemi

Así lo revelaron desde fuentes judiciales, quienes indicaron que "la investigación del terrorismo es mucho más compleja que una causa penal común", por lo que pronostican que la causa tiene un largo recorrido por delante. Hasta anoche, el peritaje de los teléfonos no había sido oficialmente incorporado al expediente. 

El juez a cargo de la causa, Federico Villena, está a la espera del reporte completo de todos los celulares, que ya fueron clonados y devueltos a sus dueños, a diferencia de los pasaportes y otro tipo de documentación. Pese a que la causa continúa bajo secreto de sumario, se supo que el teléfono secuestrado a Ghasemi contenía una supuesta foto de su juventud como miembro de la Guardia Revolucionaria Al Quds, junto a algunas leyendas anti israelíes.

Además, el juzgado aguarda las respuestas de media docena de exhortos internacionales y pedidos de informes internos que forman parte de la "acumulación de información", la que deberá ser evaluada para la eventual formulación de una acusación contra los extranjeros. Mientras tanto, el grupo de venezolanos e iraníes permanecerán en la Argentina y el avión en el que vinieron continuará retenido en el aeropuerto de Ezeiza.

¿Dónde están los investigados?

Los extranjeros continúan alojados en un hotel de la localidad bonaerense de Canning. Si bien no pesan sobre ellos restricciones sobre sus movimientos, una discreta guardia de fuerzas de seguridad monitorea el lugar.

Los investigadores reconocieron que "es prematuro" formular una imputación, y hasta aclararon que el dictamen de la fiscal Cecilia Incardona fue una manifestación "de la necesidad de profundizar la investigación".

En ese sentido, descartan que se trate de una "excursión de pesca" de parte del Juez Villena, como denuncian desde la tripulación del avión, y remarcan que existe una nueva matriz de pesquisas, investigación y "prevención del terrorismo" a nivel internacional que avala todo lo actuado en el episodio del Boeing retenido en Ezeiza. 

Las fotos de Ghasemi

Las fotos no fueron publicadas por los medios, aunque fue "filtrado" el contenido de las mismas. 

El piloto del avión de Emtrasur, Gholamreza Ghasemi

Según la información publicada en Página 12, el teléfono celular del piloto iraní incluye fotos de tanques, misiles y algunas banderas con consignas anti Israel. La sospecha es que el imputado tenga vínculos con empresas u organizaciones a las que Estados Unidos cataloga como "terroristas". Las fotos del piloto no son actuales, aunque la sospecha continúa siendo su vinculación a la Guardia Revolucionaria Iraní Al Quds, según informan las fuentes judiciales. 

La información del celular de Ghasemi fue extraída por peritos del área de cibercrimen de la Policía porteña. 

La respuesta de Cerruti

La portavoz de Presidencia, Gabriela Cerrutidesmintió que haya informes internacionales que relacionen a la tripulación con la organización libanesa Hezbollah.

"El Gobierno argentino no tienen ningún informe que diga que los miembros de la tripulación son de Hezbollah, es una información absolutamente falsa. El informe del FBI, como todos los que han llegado, lo que indica es que la compañía aérea iraní le vendió sus aviones a la empresa venezolana", señaló.

Por otra parte, la funcionaria desmintió informes y críticas por partes del Estado de Israel y recordó que la embajada de ese país emitió un comunicado en el que dijo que el Gobierno "actuó excelentemente bien" en el caso de la aeronave.

"Hay una causa en la Justicia, será la que determine los pasos a seguir", concluyó la vocera presidencial.