El ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro se presentó ante los mas importantes empresarios del país que integran el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) y expuso allí su vocación de consenso y diálogo, al tiempo que marcó un contrapunto con Horacio Rodríguez Larreta, uno de los referentes y presidenciables de Juntos por el Cambio, quien había planteado ante el mismo foro que no iba a sentarse a discutir programas con el oficialismo.

"Yo quiero una Argentina que funcione y quiero un Estado que funcione. Quiero discutir con la fuerza opositora para que no rompa, yo sí quiero que Cambiemos participe de la discusión de qué modelo de país vamos a consensuar, ya que a partir de ahí se gestará el poder político para torcer el rumbo", sostuvo.

De Pedro,  en su discurs,  pronunció por lo menos una docena de veces la palabra "consenso", ratificando lo que los empresarios fueron a buscar: un funcionario del sector de Cristina Fernández de Kirchner que abre las puertas al debate político y económico.

El ministro del Interior tenía muy en claro cuál era la expectativa de los empresarios del Cicyp. A la primera persona que nombró en su discurso fue a la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, y nunca nombró a la vicepresidenta. Y hasta se permitió bromear con que había acordado con Daniel Funes de Rioja y con Martín Cabrales concurrir "en esta semana, que era la más tranquila",

En el terreno de modelo productivo, De Pedro repasó la agenda principal: resaltó la aceleración de la construcción del gasoducto desde Vaca Muerta, planteó que el desarrollo de la minería no está reñido con el cuidado ambiental y defendió las medidas para el sector agroexportador porque, para el Gobierno, "la prioridad son los alimentos en la mesa de los argentinos". Fue cuando se plantó con tono más severo. El almuerzo había comenzado con los elogios de Funes de Rioja, presidente del organismo anfitrión y titular de la UIA, quien lo presentó como "una figura importante de la nueva generación, un joven con experiencia y gestión, un dialoguista que imagina un futuro que todos queremos para la Argentina".

El presidente honorario de Cicyp, Eduardo Eurnekian (presidente de Aeropuertos Argentina 2000) tuvo también consideraciones elogiosas: "El ministro realmente nos ha dado una gran satisfacción al conocerlo, saber su pensamiento, su actitud, ver la dinámica de su juventud. Eso nos genera realmente una gran esperanza". En tanto que Martín Cabrales agregó como dato positivo el planteo del ministro acerca de "federalismo" y sobre la búsqueda de "una salida de Argentina entre todos".