La Plaza de Mayo y sus alrededores, en el centro de Buenos Aires, se colmaron esta tarde de manifestantes enrolados en sindicatos y en las diferentes expresiones del Frente de Todos (FdT) para dar su apoyo al Gobierno nacional en el Día de la Militancia, en una celebración que tendrá su cierre con un mensaje del presidente Alberto Fernández como único orador del festejo partidario y contó con la promesa del Partido Justicialista de avanzar con toda la fuerza de la unidad en los dos años de mandato que le restan al actual gobierno nacional.

En una jornada soleada y fresca, la zona que rodea a la Casa Rosada mostraba los colores y sonidos típicos de la liturgia justicialista, expresada en redoblantes, bombos, pasacalles, globos aerostáticos y banderas con los nombres de intendentes, municipios, sindicatos y movimientos sociales que se desplegaron desde la mañana.

La movilización fue acompañada por una carta del Partido Justicialista, en la que realiza un repaso de la gestión de Fernández al frente del ejecutivo nacional: "Nuestro pueblo tuvo que enfrentar dos crisis: la del gobierno anterior que dejó condenadas a varias generaciones por una deuda irresponsable y la tragedia de una pandemia (de coronavirus) que, al día 99 de gestión de gobierno, destruyó las economías del mundo y regó de dolor cientos de miles de hogares argentinos", describen.

Con la mira puesta en lo que vendrá, el justicialismo aseguró en la carta que "ahora se abre una nueva etapa para nuestro país: la de avanzar hacia un futuro mejor. Debemos transitar el camino que nos conduce hacia el crecimiento económico, la reactivación de la industria, la creación de empleo, la llegada de inversiones y la recuperación de los salarios. Un camino que cuide el bolsillo de las familias argentinas y de cada trabajador y trabajadora".

El comunicado, que acompañó una plaza repleta en la que también pusieron color los vendedores de choripán y bondiola, con sus puestos humeantes sobre todos los accesos y alrededores de la Plaza, y los vendedores ambulantes que ofrecieron remeras partidarias, banderas y gaseosas, repasó los últimos datos de los indicadores económicos, que "respaldan el modelo productivo de la Argentina que cerrará el año con un crecimiento económico de alrededor de un 9%, con la producción industrial que se recupera incluso por encima del daño causado por la crisis económica y financiera de 2018 y 2019, con el fortalecimiento del poder adquisitivo y el congelamiento de precios que imposibilita que el esfuerzo de todos los argentinos y argentinas quede en manos de algunos pocos".

Además, destaca que "el futuro que tenemos por delante, tiene como ejes centrales la continuidad de la recuperación económica, el fortalecimiento de los salarios, la reducción de la inflación y la creación de empleo".

Poco antes del discurso de Alberto Fernández, que es además el presidente del partido, el justicialismo en pleno afirmó que "acompañamos al Gobierno para consolidar este crecimiento económico con redistribución equitativa e inclusión social y lo hacemos para que pueda cumplir y honrar el compromiso asumido con cada argentino y argentina".

Y agregaron: "Respaldamos el contrato electoral basado en el trabajo, la industria nacional y la inclusión social", para prometer: "Ahora sí: Vamos a avanzar con toda la fuerza de la unidad".

El comunicado finaliza con las razones por las que el PJ llamó a movilizar, en un párrafo en el que afirmaron que "hoy celebramos el día de la militancia en la Plaza de Mayo, acompañando a nuestro Gobierno. Y lo haremos con el sueño vigente de construir la grandeza de la Patria y con la convicción de que la unidad permitirá que la Argentina se ponga de pie y avance hacia un futuro mejor para todas y todos".