La UOM y las cámaras patronales llegaron al acuerdo por la revisión de su acuerdo paritario este mediodía en la sede Callao del ministerio de Trabajo en el barrio porteño de Congreso.

Las negociaciones llevaron semanas y todo tipo de incidencias más allá de la cuestión salarial y demandaron la intervención directa del ministro de Trabajo Claudio Moroni.

El pacto se cerró con el 12% en agosto, 10% en octubre y 10% en noviembre, totalizando el 65%

El punto de partida fue el 45% que los metalúrgicos firmaron en marzo hasta 2023 y fue detonado por la inflación. Furlán antes de la audiencia donde se firmaron las actas aseguró que en cuanto a contexto político “claramente hay un proceso de desestabilización en Argentina, presionando sobre el tipo de cambio tratando de que el Gobierno devalúe y, como consecuencia de ello, produzca más pobreza”.

En su primera pulseada por salario de convenio el líder metalúrgico consideró que “eso sería dramático para millones de argentinos y nosotros no podemos quedarnos callados”.

La cámara empresaria Adimra ofreció un gráfico del acuerdo

A la hora de precisiones respecto a los actores que presionan sobre la Casa Rosada y los gremios dijo que son los mismos sectores que presionan sobre la canasta alimentaria generando una desestabilización con los precios en las góndolas “que rayan lo escandaloso y pulveriza el poder adquisitivo de los trabajadores”.