Ante la presión en las calles de las organizaciones sociales, el Salario Básico Universal se convirtió en uno de los temas de debate insoslayable entre los tres principales dirigentes políticos de la coalición gobernante. Mientras el presidente Alberto Fernández y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, tienen algunos reparos para avanzar en este sentido; la vicepresidenta, Cristina Kirchner, decidió impulsar en el Senado un proyecto de Ingreso Social Complementario para suavizar las consecuencias de la escalada inflacionaria en los sectores más vulnerables.

“El Salario Básico Universal viene a proponer que ninguna persona sea indigente en la Argentina”, dijo la secretaria adjunta de la UTEP, Dina Sánchez, en la asamblea de Constitución, una de las tantas que se realizaron el miércoles último, con el objetivo de hacer saber al Gobierno el descontento que hay en los barrios populares, más aún luego de las medidas anunciadas por la ministra de Economía, Silvina Batakis. Incluso, en las últimas horas, el referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Grabois, amenazó irse del Frente de Todos.    

La idea de torcer la agenda del Ejecutivo nacional llegó al Congreso hace un tiempo. A mediados de mayo el diputado del Frente Patria Grande Itai Hagman presentó una iniciativa de Salario Básico Universal, junto a sus compañeros de espacio Natalia Zaracho y Federico Fagioli, sin embargo hasta ahora el texto no se trató en comisiones. Ni en la Casa Rosada, ni en la presidencia de la Cámara baja estaban interesados en debatirlo. En un caso, aducían que iba en contra de lo acordado con el FMI; en el otro, preferían discutir las propuestas que buscan pasar de los planes sociales al trabajo formal.

El tema volvió a tomar fuerza semanas atrás cuando Cristina Kirchner dijo que era preciso abordarlo. Apenas asumió, a diferencia del ex titular del Palacio de Hacienda Martín Guzmán, Batakis también dio señales en ese sentido, aunque el Salario Básico Universal no figura entre sus prioridades. La portavoz del Gobierno, Gabriela Cerruti, directamente lo descartó, lo que generó el enojo de Grabois, a tal punto que no dudó en pedir que los funcionarios se bajen el sueldo.      

A pesar de la resistencia de un sector del oficialismo, la vicepresidenta solicitó a un grupo de senadores de su extrema confianza, entre ellos la jefa del bloque de Unidad Ciudadana, Juliana Di Tullio, que empiecen a trabajar en un borrador de un " Ingreso Complementario".

Por ahora, sólo hubo algunas conversaciones con los impulsores en Diputados del Salario Básico Universal, pero faltan precisar varias cuestiones. "Está en proceso de definiciones", dijeron desde el interbloque de senadores oficialista.

La iniciativa no será igual a la propuesta que promueven desde el Frente Patria Grande, pero sí contendrá algunos puntos similares. Las principales dudas son de cuánto será el monto y a quiénes estará dirigido.  

El proyecto que presentó Hagman establece que el Salario Básico Universal, equivale a una Canasta Alimentaria de un adulto, lo perciban aquellas personas que se encuentran desocupadas, se desempeñan en la economía informal, son monotributistas sociales o trabajadores y trabajadoras agrarios o de casas particulares, dentro del rango de entre 18 y 64 años. En total, beneficiaría a entre 7,5 y 9 millones de personas. 

En el Ejecutivo nacional están quienes creen que es necesario acotar el Ingreso o Salario a un universo menor de personas y que la suma sea la mitad de lo que proponen las organizaciones sociales. 

También hay diferencias en cuanto al momento para lanzar una medida de estas características, ya que consideran que debería ser recién cuando esté aprobado el Presupuesto 2023.

Lo único en lo que cada vez hay más acuerdo es en que el Ingreso sea sancionado por el Congreso, en lugar de que salga vía un decreto, como planteaban algunos. 

En Diputados, aún los que apoyan la idea de un Salario o Ingreso, creen que será muy difícil lograr el acompañamiento de la oposición en esa cámara. Desde Juntos por el Cambio ya anticiparon que no están de acuerdo con la iniciativa. 



 

Más notas de

Gabriela Vulcano

Con cruces pero sin desbordes, Diputados empezó a tratar el juicio político a la Corte Suprema

Con cruces pero sin desbordes, Diputados empezó a tratar el juicio a la Corte

Diputados comienza a debatir este jueves el pedido de juicio político a la Corte Suprema de Justicia

Diputados comienza a debatir este jueves el pedido de juicio político a la Corte Suprema de Justicia

El inicio de las sesiones extraordinarias estará marcado por el debate del pedido de juicio político a la Corte Suprema

Sesiones extraordinarias, marcadas por el juicio a la Corte

Juicio político a la Corte Suprema: el oficialismo se prepara para comenzar el debate la semana próxima

Juicio Político a la Corte: el FdT busca iniciar el debate la semana próxima

Sesiones extraordinarias: la oposición se resiste a tratar el temario del FdT

Sesiones extraordinarias: la oposición se resiste a tratar el temario del FdT

El oficialismo apuesta al debate del juicio político para apuntalar la recusación contra los jueces de la Corte

El FdT apuesta al juicio político para apuntalar la recusación contra la Corte

El Gobierno llamó a sesiones extraordinarias y empuja a la oposición a sentarse a debatir

El Gobierno llamó a sesiones extraordinarias con un amplio temario

El oficialismo traza la estrategia para el debate del pedido de juicio político contra la Corte Suprema

El FdT traza la estrategia para el debate del pedido de juicio político a la Corte

Juntos por el Cambio obstaculizará el tratamiento de proyectos, si el oficialismo insiste con el juicio político a la Corte

JxC obstaculizará el debate de proyectos, si el FdT insiste con el juicio a la Corte

El oficialismo y Juntos por el Cambio apuran las definiciones sobre el juicio político contra la Corte Suprema

El FdT y JxC apuran definiciones del juicio político contra la Corte