El fallido acto libertario en la localidad de Gerli fue la chispa que hizo estallar la interna dentro de Libertad Avanza, el espacio político del ahora candidato a presidente Javier Milei. Este lunes, uno de los protagonistas de la polémica, el abogado y personaje de redes Carlos Maslatón, aseguró que el diputado liberal "debe demostrar ya mismo que es capaz de frenar la guerra interna".

En este sentido, el polémico inversor, conocido por sus tuits incendiarios, posteó que esta situación es una "prueba de fuego para Milei si quiere ser Presidente". Acto seguido, Maslatón redobló la apuesta y declaró que "si no puede, no sabe o no quiere (frenar la interna), es porque no jugará la Presidencia y se rendirá (muy barato) ante Juntos por el Cambio"

Maslatón, uno de los máximos promotores de la carrera de Milei a presidente, responsabilizó por el fallido encuentro a los jefes de campaña, pero apuntó especialmente contra Karina Milei, a quien su hermano en ocasiones la definió como la persona de su mayor confianza, y a Carlos Kikuchi, principal armador político del candidato.

"Milei debe intervenir y llamar al cese del fuego inmediato y transitorio entre el Eje y los Aliados, para que nos sentemos en la mesa de las negociaciones políticas y se acuerde el cese de Carlos Kikuchi, el encuadre de Karina Milei y el relanzamiento de la campaña liberal", insistió.

Para el abogado autodenominado "capitalista manchesteriano", la dupla "Karina-Kikuchi" lleva al candidato de Libertad Avanza "a la ruina y a la humillación política y personal" y los comparó con Isabel Perón y José López Rega, tildándolos de "saboteadores" de la campaña. 

Con el objetivo de seguir sumando apoyos y ganar territorialidad en el conurbano bonaerense de cara a las Elecciones de 2023, Milei encabezó el viernes un acto político en la cancha del Club El Porvenir.

Sin embargo, a las bajas temperaturas y en un distrito alejado de su base electoral, se sumó que el discurso comenzó recién pasadas las 21, tras un breve recital del cantante de cumbia "El Dipy". Como resultado, pese a que los organizadores esperaban alrededor de 20.000 personas, apenas hubo 1.500 asistentes.