Mientras el presidente Alberto Fernández continúa con su gira por Europa, las tensiones dentro del Frente de Todos pusieron al tema del incremento en las tarifas de luz y gas en el centro de los conflictos, ya que parte de la coalición oficialista cuestionó el implemento de los aumentos que busca aprobar el Ministerio de Economía.  

En ese marco, el Gobierno advirtió que aquel funcionario que rechace los nuevos cuadros tarifarios "no podrá seguir en su cargo"

"Esta sí es una decisión política y si alguien no puede tomar la decisión política, no podrá seguir en el Gobierno", subrayaron a NA fuentes de la comitiva presidencial durante el viaje que trasladó al Presidente desde la ciudad de Madrid hasta Berlín.

Esta semana comenzaron las audiencias públicas para debatir las subas de ambos servicios y este miércoles fue el turno de la electricidad: el secretario de Energía, Darío Martínez, decidió no presidir ese encuentro y delegó la tarea en un subsecretario de ese organismo.

En cambio, Martínez se mostró en Ezeiza con el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo y el intendente de esa localidad bonaerense, Gastón Granados.

Por su parte, Basualdo, un funcionario ligado a La Cámpora, tiene un antecedente de conflicto con el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, sobre este tema, ya que el ministro le cuestionó la demora en elaborar un esquema de aumento de tarifas que tuviera como objetivo la reducción de los subsidios energéticos, un punto ahora clave en el acuerdo que el Gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional y que está en jaque por los elevados precios del petróleo producto de la guerra en Ucrania.

En la Casa Rosada argumentaron que ese funcionario renunciaba por "incompetencia", ya que el pedido de un informe técnico sobre segmentación de tarifas se había formulado apenas iniciado el Gobierno, a fines de 2019, según fuentes oficiales.

El subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo

Qué pasa con los subsidios 

Respecto del subsidio de tarifas, fuentes cercanas a la Casa Rosada explicaron que es necesario avanzar en la segmentación, dado que "el sentido común dice que no puede ser" que se siga con el mecanismo actual, y consideraron que "no habrá problemas" al respecto porque se trata de una decisión que fue tomada por el Presidente.

En ese marco, explicaron que las audiencias para actualizar las tarifas eléctricas "no son vinculantes". En tanto, quien debe firmar la reestructuración final de las tarifas es la titular del ENRE, Soledad Marín, una funcionaria que responde a Basualdo.

"Van a tener que explicar por qué votaron una ley que decía que las tarifas no podían aumentar más que el coeficiente salarial y no votan unas tarifas que dicen que las tarifas no pueden aumentar más que el 80% del coeficiente. El proyecto es mejor que lo que votaron, es más favorable a la gente. Fue una ley que votó el Frente de Todos", apuntaron.

Factura de luz: cuánto costará 

De acuerdo con un informe de la Secretaría de Energía la factura promedio para un usuario residencial sin tarifa social trepará en junio a los $1.876 pesos por mes.

En cambio, para quienes cuentan con tarifa social, desde el mes próximo, la boleta promedio se ubicará en $901.

Además, estimó que el Estado Nacional afrontará en este trimestre subsidios en el orden del 81,85% del costo total de la electricidad para abastecer a la demanda residencial.

Previa a esta audiencia, el martes se iniciaron las exposiciones para la definición de los nuevos precios que estarán vigentes a partir del 1 de junio para el gas natural a boca de pozo.

En este caso, Energía propuso un aumento promedio del 20% para los usuarios sin tarifa social.

La tercera y última audiencia, prevista para este jueves, analizará la segmentación de los subsidios al precio de la energía para el bienio 2022-2023.