Las organizaciones sociales que integran la Unidad Piquetera anunciaron para el próximo jueves una movilizarán a Plaza de Mayo donde volverán a acampar, en demanda de un aumento de los montos de los planes sociales, de bolsones de alimentos y de una asistencia económica para las familias de desocupados, al tiempo que confirmaron que pedirán una reunión con la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis.

Las organizaciones de izquierda también realizaron asambleas en varios municipios del Conurbano bonaerense y del interior del país, para denunciar una persecución judicial y política contra los movimientos sociales. 

Los anuncios fueron realizados en la mañana de hoy durante una conferencia de prensa, la que, bajo el lema "por trabajo y por salario", "contra el hambre y la pobreza" y por "punteros en los barrios nunca más", tuvo lugar en el Obelisco, en el marco de una asamblea que reunió a las organizaciones sociales, las que ayer, mantuvieron un encuentro con el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta.

"Lo más importante es que hemos resuelto marchar el 14 de julio y realizar un campamento en Plaza de Mayo en reclamo del aumento de los montos de los planes sociales, bolsones de alimentos y una asistencia económica para las familias de desocupados", señaló el referente social del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.

En esa dirección, el dirigente piquetero indicó que la jornada de protesta "será acá en Buenos Aires, pero también en el interior" y advirtió que la misma es la continuidad de un plan de lucha "ante el agravamiento de la situación social de la gente" y  la situación "que viven muchísimos trabajadores y trabajadoras que ven que todos los días se pulveriza el salario debido al proceso inflacionario de características gigantescas".

Durante la marcha del próximo jueves, que incluirá un acampe, también se exigirá el aumento del monto de los planes sociales, y un bono de emergencia para los trabajadores que perciben un salario mínimo, los jubilados y los jefes de familia con planes sociales.

"Tenemos que reclamarle al Gobierno porque es donde se decide el Salario Mínimo Vital y Móvil, junto a los empresarios y las centrales obreras" expresó Belliboni, quién consideró como "imprescindible" que se convoque el Consejo que fija ese monto "porque el salario ha quedado aplastado por la inflación en la Argentina". 

Asambleas contra la criminalización de la protesta social

Luego de los anuncios, los dirigentes sociales se trasladaron hasta los principales municipios del Conurbano Bonaerense, donde a partir de las 10 y hasta las 13, se llevaron a cabo asambleas populares en la puerta de las municipalidades locales, situación que tuvo réplicas en diferentes provincias.

Las movilizaciones que se llevaron a cabo en distritos como La Matanza, Marcos Paz, Avellaneda, La Plata y Luján, así como en Mendoza, Chaco, Corrientes y Tucumán, entre otros, fueron en respuesta a lo que consideran una persecución judicial en contra de diferentes organizaciones sociales.

Tanto en Jujuy como en Capital Federal, fueron allanadas en los últimos días varias viviendas y comedores ubicados en barrios populares, referenciados en organizaciones como la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), y el Frente Darío Santillán, lo que consideraron "como la criminalización de la protesta social. 

"Estamos haciendo estas actividades en respuesta a los ataques que se están llevando adelante contra las organizaciones piqueteras, lo que se profundizó tras las declaraciones de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuando pidió pasar la potestad de los programas sociales a las gobernaciones y los municipios", señaló la integrante de la Mesa Nacional del Polo Obrero, Gabriela de la Rosa, ante la consulta de BAE Negocios.

La referente de la Unidad Piquetera, dijo que las asambleas también fueron contra los punteros políticos "a los que no queremos volver nunca más".