La diputada de Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, aseguró este lunes que "le gustaría ser presidenta", y se sumó así a la larga lista de aspirantes a candidatos dentro de la coalición, entre los que están Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Mauricio Macri y Gerardo Morales. Mientras inicia con su gira para consolidar su propio espacio dentro de la coalición opositora, la exgobernadora aclaró que "no está desesperada" por ser presidenta y dijo que una posible llegada del liberal Javier Milei al espacio "no tiene sentido"

En diálogo con Radio Rivadavia, Vidal declaró: “A mí me gustaría ser Presidente de la Nación, pero no estoy desesperada”.  Sin embargo, aseguró que es una decisión "muy personal" que "implica un cambio de vida y pagar costos altos". Además, aclaró que "será si tiene que ser, en el momento que tenga que ser", por lo que podría aspirar al puesto más allá de 2023.

En este sentido, dijo que en 2023 el candidato "tiene que ser aquel que pueda ganarle al kirchnerismo", que "puede ser Horacio (Rodríguez Larreta), Patricia (Bullrich), Mauricio (Macri), si se quiere presentar, o yo", aclaró. "Nuestro objetivo tiene que ser ganarle a este Gobierno y estar unidos”, sentenció.

Mientras crecen las tensiones en el Frente de Todos y los rumores por una ruptura entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Vidal aclaró que Juntos por el Cambio es "una oposición responsable y republicana". 

"Vamos a garantizar que Alberto Fernández finalice su mandato en diciembre de 2023. No somos el kirchnerismo. En una situación inversa, eso estaría en duda, pero hoy no lo está. El quiebre lo que muestra es que fueron un proyecto de poder”, sostuvo.

Milei en Juntos por el Cambio

En referencia al fenómeno de Javier Milei, actual diputado nacional por La Libertad Avanza y líder del movimiento liberal que creció sostenidamente en el último tiempo, Vidal dijo que una posible incorporación del funcionario a Juntos por el Cambio "es una discusión que no tiene sentido", porque "él ha dicho públicamente que no va a formar parte".

"La Argentina no resiste más improvisación", resumió. De esta manera, se distanció de algunas voces de la oposición que pedían por la incorporación de Milei en el espacio, como el diputado Fernando Iglesias.

La diputada recordó que los “presidenciables” de su partido ya gobernaron y conformaron equipos sólidos. “Enfrentamos a los Moyano, a los Medina, al narcotráfico y hemos dado pelea a la casta de la que habla Milei. Una cosa son las ideas y otra distinta es llevar adelante las transformaciones”, aseveró.

En ese sentido, también definió que "Milei es el síntoma, no es la enfermedad", ya que "su surgimiento interpela a toda la clase política y refleja el hartazgo y enojo que tiene justificadamente una parte importante de los argentinos".

“Milei representa el enojo que tiene buena parte de los argentinos con la dirigencia política, pero no es verdad que los políticos son todos iguales. Hay políticos que el sábado estaban caminando entre la gente en la marcha porque no tienen causas por corrupción”, recordó con respecto al tractorazo del campo por el centro porteño.