En el marco de un encuentro informal que se realizó este jueves en la sede partidaria, las autoridades del PJ bonaerense definieron una agenda para las próximas semanas. Se decidió convocar al Congreso provincial para el 3 de septiembre.

Al inicio de la semana mediante un comunicado el Partido Justicialista se pronunció respecto de la utilización del Poder Judicial para perseguir a dirigentes políticos y sociales; y expresó su respaldo y solidaridad con la  vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Según destacaron, existe "un clima de hostigamiento y persecución donde se repite el recurso de acusar de corrupción sin pruebas, avanzar en juicios plagados de irregularidades que luego se amplifican  a través de los medios de comunicación que defienden intereses contrarios a los de las mayorías populares".

La convocatoria de este jueves surgió por iniciativa de los propios consejeros y consejeras partidarias en el marco de las acciones que vienen sucediéndose desde el inicio de la semana. 

Con la presencia de más de 70 consejeros y consejeras, el encuentro encabezado por Máximo concluyó con el planteo: “Los y las militantes se quieren expresar ante el avasallamiento de la justicia y un sector de la política y los medios hacia Cristina”.

Por su parte, e el presidente del partido expresó "Un día puede ser una persona, otro día puede ser otra persona. Las ideas económicas que ellos expresan necesitan de la supresión de aquellos que resisten políticas que excluyen a la mayoría del pueblo. No solo se trata si van o no por una persona sino porque lo que representan esas personas".

"Parte de los problemas que tiene hoy la Argentina data de que por ejemplo un sector del poder judicial habilitaba importaciones por más de 1500 millones, 1800 millones de dólares. Entonces empiezan a ocupar ya no el lugar que tienen lógicamente en un sistema republicano como el nuestro, sino que administran el estado, dicen que se puede importar y que no, y de esa forma causan perjuicio en las arcas", agregó

Máximo se refirió también al poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras. "No decimos suma fija o paritaria. Se recuperó la herramienta paritaria para defender el interés de los trabajadores y las trabajadoras. a partir de 2003 y también hubo suma fija a la par en ese momento mientras las paritarias iban desarrollándose y se recuperaba la gimnasia".

"Esa baja de desocupación, lamentablemente viene acompañada de bajos salarios. Entonces el proceso de distribución que estaba en un 50 y 50, hoy calculan los compañeros y compañeras que estudian estos temas está en un 60 para el capital y en un 40 para el trabajo. Entonces se produce un fenómeno que en algunos centros de algunos distritos del conurbano tienen los restaurantes llenos en los lugares más pudientes, pero al mismo tiempo en sus barrios populares también tienen los comedores llenos", indicó Kirchner.