La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, aseguró que el "problema" de las tomas de colegios es "la forma en la que les estamos enseñando que pueden reclamar" los chicos, a raíz de los reclamos de los estudiantes de 12 establecimientos educativos porteños.

Los estudiantes reclaman mayor cantidad de viandas estudiantiles que ofrecen desde el Gobierno de la Ciudad al considerarlas insuficientes, y contra las prácticas laborales no remuneradas que hacen en último año de forma obligatoria. Si bien el Colegio Mariano Acosta levantó la toma, las demás escuelas, como la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas "Sofía E. Broquen de Spangenberg", siguen en pie con la protesta

En ese sentido, la funcionaria del gobierno porteño se opuso a las medidas de fuerza de los estudiantes, y como adelantó en diálogo con La Nación +, se denunciaron a los padres de alumnos que son parte de las movilizaciones en reclamo por considerar que violaron el Código Contravencional.

Acuña denuncio a padres de los chicos que están siendo parte de las movilizaciones estudiantiles

Ahora, Acuña señaló: "El límite que ponemos tiene que ver con el rol de la escuela que es enseñar cómo se convive, discute y manifiesta en democracia, todas las acciones tienen consecuencia, todas las decisiones las tienen y eso tiene que ser aprendido, si no se aprende en casa, será en la escuela".

"Si yo en una escuela enseño que está habilitado cerrarla, quitarle la oportunidad de aprender al resto de lo chicos porque estoy en desacuerdo con algo, les estoy diciendo que está bien cortar la calle, que está bien acampar en la 9 de julio, que está bien tomar un espacio privado. La escuela enseña valores, el modelo de sociedad que queremos", agregó.

Además, la ministra hizo hincapié en la forma en la que se decidieron las tomas, siendo a través de una votación por los respectivos centros de estudiantes como suele ser. "No se puede votar algo que es ilegal, no importa el mecanismo en el que se decida", consideró en conversación con TN.

Denuncias a padres

La funcionaria ya había afirmado que estaban denunciando penalmente "a las familias que están autorizando e ingresando con sus hijos a las escuelas que se tomaron", y agregó: "Hay menores de edad en un edificio público con adultos que desconocemos. Esto es responsabilidad de las familias que autorizan a sus hijos a estar ahí. Ya nos pasó en el 2018 hubo 40 familias que fueron procesadas en la justicia porque esto es un delito".

En ese contexto, Acuña reveló que los alumnos deberán recuperar las horas de clases perdidas debido a la toma de los establecimientos, como así perderán la posibilidad de participar de salidas escolares y participar de otras prácticas educativas.

"No soy una ministra que no dialoga, lo que no voy a hacer es aceptar la violencia y la coacción a través de una toma. No vamos a dialogar con estudiantes que estén tomando escuelas. Tuvimos la oportunidad de dialogar todo este tiempo y se negaron. Lo que es claro es que empiezan a regir otras reglas del juego", concluyó.