El presidente Alberto Fernández aseguró que el Gasoducto Presidente Néstor Kirchner es "una obra fundamental" y destacó que es el Estado el que tiene que intervenir para "garantizar la igualdad" entre los argentinos, al tiempo que aclaró que eso "no es ir contra el capital privado, es trabajar juntos".

"No podemos pensar que una empresa privada esté obligada a hacer las cosas que el Estado debe hacer para garantizar igualdad de condiciones para cada argentino, porque el deber de igualar es del Estado, no de una empresa privada", afirmó el Presidente al encabezar en Salliqueló la firma de contratos para iniciar la obra del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner.

En esa línea, destacó: "A nosotros no nos da vergüenza decir que el Estado tiene que estar presente. Esto no es ir contra el capital privado, es trabajar juntos". 

"No queremos más que las tarifas en argentina estén dolarizadas. No me iría tranquilo de la presidencia si esta obra no se hubiera puesto en marcha. El Estado tiene el deber de impulsar las obras necesarias porque no todo le interesa al capital privado", señaló. 

Durante el acto que compartió con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el ministro de Economía, Sergio Massa; la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón; y el presidente de la empresa Energía Argentina, Agustín Gerez; Fernández subrayó que la obra del gasoducto será "financiada por el impuesto a las grandes fortunas". 

"Este gasoducto se está pagando con los recursos que dieron las grandes fortunas de la Argentina a partir de una Ley que convocó a un aporte solidario a las grandes fortunas y esas fortunas hay que darle las gracias. Uno puede ser millonario y solidario con la sociedad en la que vive y esos son los mejores millonarios", dijo el jefe de Estado.

"El Estado abrió oportunidades a empresarios que nos devolvieron el gas, que está en Vaca Muerta, pero nadie invertía para sacarlo", afirmó el Presidente.

La obra conectará la zona de producción de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, en la localidad de Tratayén, en Neuquén, y permitirá ampliar un 25% la capacidad del sistema de transporte de gas natural y ayudará a desarrollar la producción creciente en Vaca Muerta. "Nos va a permitir el año que viene ahorrarnos entre 1300 y 2200 millones de dólares de importaciones", enfatizó Massa.  

En su primera etapa la obra permitirá incrementar la capacidad de transporte en 24 millones de metros cúbicos (m3) de gas diarios para reemplazar la importación de combustibles y se extenderá a lo largo de 558 kilómetros con una inversión estimada en USD 1.500 millones.

Gas y energía para los argentinos 

Por su parte, el ministro de Economía, Sergio Massa, remarcó que el Estado "garantizó que tiene los Fondos para hacer esta obra" y destacó: "Esperamos que los que tienen que hacer la obra cumplan con su parte del contrato y entreguen en tiempo y forma".

"La Energía es uno de cuatro grandes jugadores de la economía global junto con la industria, el conocimiento y los minerales. Tenemos el enorme desafío de que esa cantidad infinita que tenemos como país la transformemos en riqueza para nuestra nación y trabajo para nuestra gente", remarcó el ministro. 

En esa línea, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, señaló que es central que estén presentes también sus pares de La Pampa (Sergio Ziliotto) y de  Neuquén (Omar Gutiérrez), además del vicegobernador de Río Negro, Alejandro Palmieri

"Esto además de ser importante desde lo simbólico, es importante para lo que llamamos federalismo", enfatizó y remarcó que "Es importantísimo comprender que la riqueza del subsuelo argentino tiene un único dueño que es el pueblo argentino". 

"Lo primero que hay que hacer es garantizar energía a valores razonables en los hogares y la industria y después con el excedente, sí ir a buscar mercado y exportar. No tiene sentido que siendo productores de hidrocarburos tengamos que consumir nuestros hidrocarburos y pagarlos al precio internacional todo el tiempo. Sería lo mismo que traerla de afuera", concluyó.