Argentina tiene ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) hace casi dos años, tras décadas de luchas feministas. Sacar al aborto del plano de la ilegalidad permite que desde el Estado se garantice no solo el acceso, sino los avances científicos necesarios para una práctica más segura y efectiva

En esa línea, el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) firmaron un convenio para la investigación y producción pública de mifepristona, que en el uso combinado con el misoprostol es la opción de mayor calidad para las personas que solicitan terminar con un embarazo. 

La mifeprestona es un medicamento antiprogestágeno, es decir que bloquea la producción de progesterona, una hormona indispensable para que continúe un embarazo y que facilita el desprendimiento del saco embrional. La idea de este convenio es poder utilizar la droga para la interrupción de embarazos seguros y "ambulatorios" en hospitales públicos y otros centros de atención sanitaria.

Este acuerdo "permitirá que se empiece a investigar la producción de una droga que es específica para abortar y que hace que esa situación sea mucho más llevable, ya que la combinación entre el uso de misoprostol y mifepristona aumenta la eficacia y la efectividad", según informaron a BAE Negocios fuentes de la UNLP. 

De este modo, la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP se compromete al desarrollo e investigación, a "dar con la fórmula exacta" de la mifepristona, a través de su laboratorio "Unidad de Producción de Medicamentos", al tiempo que el Instituto Biológico, dependiente de la cartera sanitaria, va a realizar la producción. 

La Universidad explicó a este medio que en un principio "se van a importar los activos para desarrollar la droga" y aclaró que entre pruebas y estudios el tiempo estimado para que empiece a suministrarse en personas que solicitan la IVE es de "uno o dos años"

La mifepristona "no tiene hasta hoy un registro farmacológico y nacional en la Anmat", por lo que en paralelo "se está gestionando su habilitación" para abortos medicamentosos. 

Este medicamento llegó a la Argentina de la mano de las redes feministas internacionales, que dieron testimonio sobre su implementación en los sistemas de salud de otros países y la UNLP conoció de su existencia por medio de las "las redes de socorristas que han acompañado" en la interrupción de embarazos. 

La mifepristona está catalogada como "Gold Standard" de aborto por la Organización Mundial de la Salud (OMS). "El impacto de este acuerdo es también a nivel regional con una calidad para poder realizarlo y el compromiso para garantizar en las personas un aborto de calidad", destacó la UNLP. 

En ese sentido, el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, comentó que ya hay en la Provincia "más de 530 instituciones públicas en 132 de los 135 distritos para que se pueda hacer" una IVE.

Mifeprestona: efectividad para el aborto legal, seguro y gratuito

Si bien el misoprostol es la droga por excelencia para llevar a cabo una interrupción del embarazo segura y de forma ambulatoria, la mifeprestona llega para logra un aborto con "muchísimo menos dolor y en menos tiempo". 

La mifeprestona es exclusiva para abortar y su uso es sí o sí junto con el misoprostol. Esta combinación de fármacos aumenta la eficacia del 80/85% al 98%, con la ventaja de que "la mife" permite iniciar la IVE en el momento exacto en el que la mujer sabe que está embarazada, ni bien tiene un atraso y se lleva a cabo un test. 

Otro de los beneficios de esta mezcla es que el tiempo en el proceso se reduce y solo se necesitan cuatro pastillas de misoprostol en lugar de las 12 requeridas habitualmente.

La persona que decida abortar con mifeprestona podrá elegir entre una de las tres opciones de aplicación: vía oral-vaginal; oral-sublingual; y oral-bucal. En cualquiera de estos casos el procedimiento empieza con la ingesta de una píldora de 200 mg de mifepristona y pasadas 36 o hasta 48 horas se sigue con el método deseado con las 4 pastillas de misoprostol. Es importante cumplir a rajatabla con ambos pasos para su efectividad. 

"El Estado se compromete en garantizar el derecho a un aborto de calidad con menos dolor para una situación que estaba bastante enclosetada, condenada. Hace poco que las mujeres hemos empezado hablar y gracias a la lucha pudimos legalizarlo", explicaron.