El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) reveló que los residuos plásticos que son arrojados por las personas ya llegaron “a todos los rincones de los océanos” y “amenazan la bioversidad marina”. 

La organización afirmó esos dichos este martes en un informe que resume más de 2.000 estudios sobre el tema y pidió un tratado internacional para poder tratar el problema. En el documento se dio a conocer que entre 19 y 23 millones de residuos plásticos van a parar al mar cada año. 

Luego de una asamblea medioambiental de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se llevó a cabo hace un par de semanas atrás, el comunicado de la WWF constató que la contaminación llegó "a todos los rincones de los océanos, desde la superficie al fondo marino, desde los polos a las costas de las islas más aisladas, desde el más diminuto pláncton a la ballena más grande"

En ese sentido, los residuos arrojados al mar se degradan y logran convertirse en partículas minúsculas, hasta transformarse en “nanoplasticos” de una talla inferior al micrón, es decir una milésima parte de un milímetro. Se estima que el volumen de microplásticos se duplicaría de aquí a 2050 a causa de los restos ya presentes.

Además, la situación parece ser tan grave e irreversible que se advirtió en el comunicado que la inundación de estos materiales no va a interrumpirse porque la producción de plástico nuevo se duplicará de aquí a 2040, y los residuos en los océanos en consecuencia se triplicarán.

“Estamos llegando a un punto de saturación en numerosos lugares, lo que supone una amenaza no solamente para las especies, sino para todo el ecosistema", indicó Eirik Lindebjerg, responsable de investigaciones sobre residuos plásticos en el Fondo Mundial para la Naturaleza.

“Lo que demostramos con este informe es que los ecosistemas tienen un límite a la hora de absorber contaminación", explicó Lindebjerg en el informe expedido por la organización. 

Además, otros estudios sobre la temática también demostraron que la situación no es buena, como el caso de una investigación de 2021 sobre 555 especies de peces que localizó restos de plásticos en 386 de ellos y ahora toda la cadena alimentaria está en peligro.

Por otro lado, unos científicos que examinaron la pesca de bacalao, uno de los pescados más comercializados, descubrieron que hasta un 30% de los peces en el Mar del Norte tenían microplásticos en el estómago.

Así como la WWF advirtió un límite a la hora de absorber contaminación, se reveló que en el Mediterráneo, en el Mar Amarillo, en el Mar de China oriental y en las aguas heladas del Ártico, ese límite ya fue alcanzado.

El sistema ya no admite más plástico, es por eso que tenemos que encaminarnos hacia las emisiones cero, la contaminación cero, tan rápido como sea posible", pidió Eirik Lindebjerg, quien también contempló que limpiar los océanos es un tema “extremadamente difícil y caro”.

En el marco de la conferencia de la ONU en Nairobi que se realizará el próximo 2 de marzo, se buscará proponer un tratado que busque revertir el problema y “pueda desembocar en la desaparición de algunos productos que no necesitamos”.