El sueño de muchos podría ser el de "vivir de rentas" o "vivir sin tener que trabajar un solo día más". Este anhelo se cumplió para una mujer australiana, aunque luego de un hecho trágico y doloroso: la muerte de su padre a principios de 2022. El hombre le dejó en herencia una fortuna superior a los 8 millones de dólares, aunque ella necesita cumplir el último deseo de su papá para poder cobrarlo. 

Las historias de mandatos familiares en testamentos suelen estar vinculadas a la ficción, pero esta vez la realidad supera toda fantasía: Clare Brown, el nombre de la heredera, se niega a asumir la última voluntad de su padre que la haría poseedora de una suma millonaria equivalente a más de 1.800 millones de pesos argentinos al valor dólar blue hoy

Cuál es la condición para volverse millonaria 

Clare, hija de un exitoso corredor de bolsa australiano que logró reunir una fortuna a lo largo de su vida, gozó de una infancia y adolescencia privilegiada en la que no le faltó nada y le sobró mucho.

Clare Brown lucha por acceder a su fortuna

A pesar de tener un estilo de vida acomodado, el señor Brown quiso "educar a su familia sobre el valor del dinero" y puso una única condición a su hija para que pueda acceder a su patrimonio después de fallecido: "Tiene que buscarse un trabajo".

Todo lo que tenés que saber sobre oportunidades laborales

Si bien parece una premisa sencilla y fácil de cumplir, la mujer se encuentra muy angustiada y ya inició acciones legales contra el resto de su familia. 

En declaraciones para los medios locales, indicó que impugnó ante la Justicia australiana la última solicitud de su padre, y rogó a su familia: "Denme lo que es mío por derecho. Estoy sufriendo".

"¿Pueden por favor dejar de decir 'conseguite un trabajo'? Eso no va a suceder", enfatizó Clare en diálogo con el programa A Current Affair.

Herencia millonaria: la razón detrás de la negativa 

En la entrevista con el medio australiano, Clare reveló la razón por la que no quiere conseguir un trabajo y es que padece de TDAH de alto funcionamiento (trastorno por déficit de atención e hiperactividad), lo que le impide mantenerse en un empleo.

En esa línea, la pareja de la mujer con la que tiene un hijo, aseguró que, debido a su diagnóstico, tiene dificultades para completar las tareas diarias, y que "necesita una lista para recordar cosas simples, como comer".

Debido a su problema, Clare tuvo solo un trabajo en su vida: se desempeñó como barista y llegó a durar tan solo una hora.

De todos modos, el vínculo conflictivo entre ella, el dinero y su familia viene de larga data, ya que cuando la mujer finalmente se fue de casa para vivir sola, su padre quiso que se ganara su propio dinero. Así que le concedió una asignación semanal de 500 dólares australianos (unos 348 dólares estadounidenses o casi ARS 78.000 pesos) y si necesitaba o quería más dinero debía ganárselo como el resto de las personas.