El creador y fundador de Microsoft, Bill Gates, participó de la producción de la revista Fortune en el que publicó su libro "Cómo evitar un desastre climático". El editor de la revista, Clifton Leaf, decidió realizar un número especial a "la crisis señera de nuestra época".

“Esa crisis no es la pandemia de Covid-19, por monumental que haya sido su rastro de muerte y destrucción sin dudas, sino el cambio climático”, aclaró Leaf. 

Bill Gates y el cambio climático 

El editor de la revista que tiene más de 91 años de historia, comentó que "desde mi perspectiva, Bill ha escrito la explicación más exhaustiva sobre qué impulsa el calentamiento de nuestro planeta, cómo medir el impacto de la miríada de factores que contribuyen a este problema abrumador y aparentemente incalculable y, en última instancia, cómo procurar enfoques más efectivos para cada uno de ellos”. 

Cambio climático 

El artículo aborda un abanico de temas, entre ellos: 

  • por qué importa que los Estados Unidos hayan regresado al Acuerdo Climático de París
  • qué elementos condicionan un futuro de energías limpias y cuáles son las tendencias de 2021 en la materia
  • por qué un material que usaban los antiguos romanos puede cifrar la clave de edificios más sustentables y duraderos
  • qué impacto tiene la electrificación de la industria automotriz
  • la relación entre creatividad empresaria y regulación estatal para cumplir con los objetivos del clima
  • quiénes son los futuros líderes del activismo por el planeta

En la revista se podrá encontrar un texto escrito por el propio Gates, donde habla sobre por qué la energía solar y la eólica no son suficientes y dialogó largamente con Leaf en una entrevista. 

La "prima verde" 

Bill Gates utilizó el texto publicado para señalar que uno de los grandes problemas centrales para crear estrategias contra el cambio climático es que los datos no son claros. “Más o menos todo el mundo está de acuerdo en que la temperatura en aumento es un problema urgente, pero no hemos tenido una manera clara de medir cuán lejos nos hallamos de resolverlo”. 

El nuevo concepto "prima verde" fue creado por Gates mientras se encontraba escribiendo su nuevo libro. El nombre surgió para ponerle una cifra a “la diferencia en el costo entre hacer algo de una manera en la que produce gases del efecto invernadero y hacer lo mismo sin las emisiones”.

Uno de los ejemplos que brinda para poder entenderlo es:  “Si vuelas un avión con combustible para jets, pagarás unos 0,60 dólares por litro. Si en cambio compras biocombustibles limpios, pagarás 1,42 dólares por litro. La diferencia entre ambos —alrededor del 140%— es la prima verde para el combustible de aviones. En otras palabras, si quieres eliminar las emisiones por volar un jumbo ahora mismo, te costará 140% más”.

Si bien el cálculo de la prima verde “no es una ciencia exacta”, el magnate reconoció que parte de varias suposiciones, sigue siendo un concepto útil “en las diferentes actividades que causan emisiones”, como la industria, la generación de electricidad, la agricultura, el transporte y la calefacción y el aire acondicionado de los edificios.

Frente a estos conceptos, Gates indicó que básicamente lo que permite es ver “dónde tenemos soluciones que funcionan ahora mismo, dónde tenemos que inventar algo y qué innovaciones merecen la mayor atención”.

Electricidad

Teniendo en cuenta la red eléctrica de Estados Unidos, en el caso que se las quiera reemplazar por aquellas exclusivamente limpias, como energía eólica, solar, hidráulica y nuclear, aumentaría poco los pagos de los consumidores: un 15% en promedio, unos 18 dólares por mes. 

En este caso, habría situaciones en los que se ahorraría dinero, por lo que la prima verde sería negativa, en el caso que se reemplazaran aires acondicionados y hornallas de gas por sistemas de bombas de calor. Sin embargo, en la mayoría de las áreas que afectan el clima la prima verde es elevada, estratosférica.

“El costo de usar las tecnologías actuales para eliminar las emisiones del efecto invernadero en todos los sectores de la economía llegaría a billones, año tras año”, sintetizó Gates.

Con el nuevo concepto, entonces lo que se lograría sería iluminar las áreas más críticas, dónde es prioritario reducir esa prima. El texto de Bill Gates menciona además que "para lograrlo se requerirá una gran cantidad de innovación, tanto en tecnología como en políticas gubernamentales”. 

“El sector privado deberá jugar un papel de liderazgo. Por ejemplo, las entidades de crédito deberán querer financiar ideas innovadoras —con capital a bajo costo y otras concesiones financieras— que podrían abaratar las soluciones limpias”, propuso.

“Los gobiernos deberán aumentar drásticamente los fondos para investigación y desarrollo en energías limpias”,  como el reemplazo de los autos a combustible a autos eléctricos, por ejemplo, además de “fomentar la igualdad de oportunidades al hacer cosas como requerir que cierta cantidad de electricidad o combustible sea limpia, o poner un precio a las emisiones de carbono”.

El libro de Bill Gates

Cómo evitar un desastre climático “no explica por qué el cambio climático es malo”, subrayó Gates a Fortune. El trabajo es, en cambio, una colección de propuestas. “Ey, tenemos 51.000 millones de toneladas de emisiones del efecto invernadero. Estos son los sectores responsables de ellas”, ilustró. Se centró entonces en mirar a cada uno para estimar cuánto más caro sería conseguir los mismos resultados con emisiones cero, y cómo llevar la inversión a un campo donde todavía falta el mercado.

En la revista, el creador de Microsoft comentó que "está la tasa de energía, la cantidad de energía y el tiempo durante el cual se la puede almacenar. En el caso de la electricidad, todo esto se reduce a ‘¿Se la puede usar cuando uno quiera?’”. Para entender mejor el asunto Gates visitó con su hijo una planta de carbón, una de cemento y una papelera, y estudió los consumos de las ciudades y de los hogares.