Los árboles permiten que la temperatura concentrada por el asfalto en las ciudades se reduzca entre 2 y 8 grados, de modo que así se ahorra entre un 20 y un 50% de energía, señalaron especialistas en el Día del Árbol.

"No contar con espacios verdes hace que nuestra calidad de vida disminuya, sumado a que los efectos del cambio climático son evidentes. Necesitamos árboles para poder disminuir los efectos del cambio climático y las llamadas islas de calor. Sin la presencia de vegetación, es imposible hacer frente a la mitigación", expresó Karina Jensen, doctora en Arquitectura y Urbanismo e investigadora del Conicet.

Los árboles son grandes mitigadores del cambio climático, ya que permiten que la temperatura concentrada por el asfalto en las ciudades se reduzca entre 2 y 8 grados, consignó la agencia de periodismo científico de la Universidad Nacional de La Matanza (CTyS-UNLaM).

Así, se ahorra de un 20 a un 50 por ciento de energía, ya que se disminuye la utilización de aires acondicionados, iluminación eléctrica, entre otros dispositivos.

Jensen explicó que "contar con vegetación que purifique el aire y que nos ayude a pasar menos calor es parte del derecho al ambiente digno que tenemos como ciudadanos".

Desde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), destacan que los árboles en las metrópolis también ayudan a revalorizar el área en la que fueron plantados.

Así, se registró un aumento de hasta un 20% en el valor inmobiliario en las propiedades en comparación con zonas que no cuentan con vegetación.

El Día del Árbol se celebra en la Argentina desde 1900, una propuesta del doctor Estanislao Zeballos con el objetivo de tomar conciencia acerca de la importancia de los árboles para el planeta y la necesidad de protegerlos y conservarlos.